Este martes ocho aviones de combate norteamericanos y surcoreanos, tuvieron como objetivó bombardear una isla deshabitada como ensayo y en respuesta, al misil norcoreano que atravesó el espacio aéreo japonés.

La prueba de bombardeo de precisión se realizó en la isla deshabitada de Jikdo, oeste de la península coreana, informo que el ejercicio fue en respuesta al disparo norcoreano del misil balístico de alcance intermedio, sobre Japón, condenado por Estados Unidos, según informaron las fuerzas Armadas de Seúl.

«Con la participación de cuatro F-15K de la Fuerza Aérea surcoreana y cuatro F-16 de la Fuerza Aérea estadounidense, los F-15K surcoreanos dispararon dos bombas conjuntas de ataque directo a un blanco virtual en el mar Amarillo», informó el Estado Mayor Conjunto de Seúl. Los simulacros apuntaron a demostrar la «capacidad de realizar un ataque de precisión en el inicio de las provocaciones», agregaron las fuentes.

Según lo indicado, el misil norcoreano alcanzó 4,500 kilómetros de distancia y 1.000 kilómetros de altura, este sería hasta el momento, el mayor logro para el régimen de Pyongyang, según el ministro de Defensa de Japón, Yasukazu Hamanda.