Novato en la categoría, lesionado de gravedad a principios de temporada, concentrado a pesar de la bandera roja… el español Jorge Martín (Ducati-Pramac) superó todos los obstáculos para ganar su primera carrera en MotoGP este domingo en el Gran Premio de Estiria, Austria. Al término de un GP interrumpido por un impresionante accidente, el piloto de 23 años compartió el podio con su compatriota Joan Mir (Suzuki), vigente campeón de la categoría, y el francés Fabio Quartararo (Yamaha), que aumenta su ventaja de 34 a 40 puntos al frente de la clasificación de pilotos.
Las gradas estaban abiertas a todos los espectadores “vacunados, testados o curados del covid-19”, aunque no estaban muy pobladas. El también francés Johann Zarco (Ducati-Pramac) quedó 6º y mantuvo su segundo puesto en el Mundial, 11 puntos por delante de Mir, ahora tercero.
Llamas tras un accidente en el que se vieron implicados los pilotos Lorenzo Savadori y Dani Pedrosa, en Spielberg, Austria, el 8 de agosto de 2021© APA/AFP Erwin Scheriau
En un circuito, el Red Bull Ring de Spielberg, que no beneficia a su Yamaha, Quartararo terminó aliviado por limitar los daños ante sus rivales por el título. “El mayor objetivo al que podíamos aspirar era el podio”, reconoció el piloto de 22 años.
La lluvia anunciada al final no se produjo, lo que benefició a ‘El Diablo’, incómodo cuando hay precipitaciones.
“Linda recompensa” para Mir
Mir, único rival directo de Quartararo que lo hizo mejor que el francés, opinó que le faltaron “unas décimas por vuelta para vencer a Jorge Martín”. Sin embargo, para él lo esencial es otra cosa.
“Este podio es importante porque Suzuki ha trabajado mucho para aportar nuevos elementos durante el verano y nuestro nivel de rendimiento es por fin mejor. Es una linda recompensa”, celebró.
Aunque era la décima carrera del año, la primera tras el parón veraniego, para Martín era tan solo su sexta en MotoGP.
El español, que llegó al Mundial en 2015 y se coronó en Moto3 en 2018, se perdió cuatro Grandes Premios después de una seria caída en Portugal en abril. Siete fracturas y una operación más tarde, ya ha vuelto al nivel que dejaba ver su inicio de temporada.
En seis GP, Martín ha conseguido dos ‘pole positions’ (en Doha y en Estiria) y dos podios (2º en Doha, 1º en Estiria).
Un refuerzo para quien se atrevió a decir el sábado que buscaba un primer triunfo en la élite.
“Un gran paso hacia mi sueño”
“Es un gran paso hacia mi sueño de convertirme en campeón del mundo”, declaró. “Espero hacer lo mismo la próxima semana (en el mismo circuito, por el GP de Austria). No será fácil pero tenemos un poco de margen de mejora. Intentaremos ganar”, prometió el madrileño.
Su compatriota Marc Márquez (Honda) finalizó 8º y el veterano italiano Valentino Rossi (Yamaha-SRT), que anunció el jueves que se retiraba a final de año, fue 13º.
Pero la imagen de la carrera tuvo lugar en el inicio de la tercera vuelta. El español Dani Pedrosa, con una invitación con KTM, se fue al suelo en la curva 3 y varios rivales le esquivaron por poco, hasta que el italiano Lorenzo Savadori (Aprilia) golpeó su moto. Ambas máquinas se incendiaron al poco.
Tras salir en camilla aunque en estado consciente, Savadori regresó a su camión en el ‘paddock’ cojeando.
Al contrario que el italiano, Pedrosa estuvo en la segunda salida de la carrera unos cuarenta minutos después del accidente que la detuvo y terminó el GP en 10ª posición. Nada mal para un piloto que se retiró a finales de 2018 y que desde entonces era piloto de pruebas de la marca austríaca.
La seguridad del Red Bull Ring, y en especial de las curvas 2 y 3, preocupa desde el año pasado después de los accidentes que también provocaron banderas rojas y habrían podido tener consecuencias graves.