La Dra. Marina Ortega, jefa del Programa de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino y Mamas, del Ministerio de Salud. Instó a las mujeres a aprovechar la Ley, que las ampara para usufructuar dos días libres y poder realizarse los controles de papanicolau y mamarios. Recordó que en Paraguay “el cáncer ginecológico es una de las principales causas de mortalidad de las mujeres. En primer lugar, cáncer de mama y segundo cáncer de cuello uterino.


La profesional recomienda que las mujeres se realicen a los 35 años una mamografía de base, “si eso sale bien, después de los 40, debe realizarse una vez al año”.  Pero si existe un familiar con antecedente de cáncer, “hay que reducir el rango etario. Preferentemente menos de 30 años”. Ortega dijo que incentivan mucho, “porque los números de controles sobre estudios de mamografías sigue siendo bajos”. Este año en el sistema de salud cuenta con 20 mamografos en todo el país. “Para la población en nuestro país, lo mínimo que se debería tener es el doble de cantidad de mamografos existentes. Hay también serias deficiencias en recursos humanos”.


No es sólo comprar aparatos, “se necesitan profesionales que sepan manejarlo y dar un informe correcto”. Y que finalmente la paciente lleve el informe médico para descartar o iniciar tratamiento. “El cáncer de mama detectado precozmente puede ser tratado y curado en el 90%”. Pidió tener en cuenta que al palpar y se detectan, “puede que ya haya pasado diez años del inicio de la enfermedad”.