Se trata de una exposición denominada “The Mystery Man”, inaugurada este jueves en la Catedral de Salamanca, en donde se muestra el cuerpo hiperrealista de Jesucristo recreada a partir de la Sábana Santa.

La escultura tiene un peso de 75 kilos y está hecha a partir de látex con silicona, además utilizaron cabello humano para la representación. El director artístico, Álvaro Blanco, aclaró que la obra no tiene influencias de movimientos artísticos. Se basa en un estudio de 15 años de la Sábana Santa de Turín.