A través de una emotiva ceremonia, desde la Junta Municipal de Asunción, se congregaron familiares y amigos de Mons. Adalberto para el acto conmemorativo organizada por el municipio.

Monseñor recibió de título de “Hijo Dilecto de la ciudad de Asunción”, en reconocimiento a su trayectoria como guía espiritual de la Iglesia católica y su laudable logro de ser el primer Cardenal en representar al Paraguay.

“Creo que esta distinción también es para el Papa Francisco, que ama al Paraguay” dijo, recordando que el Pontífice visitó el país hace unos años atrás, para congregarnos en la fe.

Habló del desafío que tenemos como nación, de responder a las expectativas e instó al municipio a mantener su trabajo para continuar ayudando a quienes más necesitan.

Al finalizar, bendijo al pleno que participaba del acto, pidiendo la intercesión de Nuestra Señora de la Asunción.

Compañeros de camino

Estuvieron presentes en medio del pleno, un grupo de compañeros de la Escuela Nacional de Comercio Nº 1 “Alfonso B. Campos” promoción 1969, que se caracterizan por su carisma y compañerismo, por escoltar a Mons. Adalberto en la mayoría de los encuentros posibles y haciéndole sentir su cercanía y aprecio.

 

Honores

Monseñor Adalberto había recibido así también el título de “Ciudadano Ilustre” de la ciudad de Fernando de la Mora, en el marco del encuentro Sinodal que se llevó acabo en dicho municipio, destacando su trayectoria y compromiso.