Evangelio de hoy

Miércoles de la 17ª Semana del Tiempo Durante el Año

“El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido ”

Evangelio según San Mateo 13, 44-46

Jesús dijo a la multitud: El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró. Palabra del Señor.

Meditación

El bien común, tesoro a redescubrir. Mi tesoro se dice a quien se ama. Pues bien, Orígenes, santo varón decía que: “el pasaje que buscaba perlas finas, se puede comparar con “quien busca, encuentra. Arriesgo la idea de que se trata de las perlas y la perla, a propósito de la cual dice Pablo: Lo perdí todo con tal de ganar a Cristo: al decir «todo» se refiere a las perlas finas; y al puntualizar: «con tal de ganar a Cristo», apunta a la única perla de gran valor”.

El bien común es de todos y para todos. Pero muchos no lo cuidamos y se nos roba. “Así, (caminemos) hacia la perfección necesaria, hasta que se cumpla el tiempo, de pedagogo, tutores y curadores, para que al llegar a la edad de ser dueño de todo, recibamos, los bienes patrimoniales, análogos a la perla de gran valor y a la futura perfección que acaba con lo que es limitado: el conocimiento de Cristo (ver Com. Ev. Mt. Libro X, 9-10)”.

Vemos que nos falta la fe, la formación, la inteligencia para caminar juntos, compartir, discernir y trabajar por el Reino de Dios. Tiempo de encontrar la única perla de gran valor, momento en que es preciso ir a vender todo lo que uno tiene, y comprarla. Se arriesga mucho si se desvía del camino, si andamos dispersos, si no vigilamos y cuidamos el verdadero tesoro.

 

¡Dios es mi refugio en el peligro!

Líbrame de mi enemigo, Dios mío;

protégeme de mis agresores,

líbrame de los malhechores,

sálvame de los hombres sanguinarios.