Evangelio de hoy

Nuestra Señora del Pilar

Miércoles de la 28ª Semana del Tiempo Durante el Año

Evangelio según San Lucas 11, 42-46

“Descuidan la justicia y el amor de Dios”

Jesús dijo a los fariseos: “¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, y descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello. ¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar el primer asiento en las sinagogas y ser saludados en las plazas! ¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven y sobre los cuales se camina sin saber!”. Un doctor de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: “Maestro, cuando hablas así, nos insultas también a nosotros”. Él le respondió: “¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!”. Palabra del Señor.

Meditación

El asiento de honor de un verdadero cristiano es la del servicio, la bondad, la justicia y la misericordia. Cualquier formulismo vacío es para aparentar y buscarse asimismo, ya que los fariseos ponen empeño escrupuloso en las normas insignificantes, cuyas actitudes Jesús denuncia y propone un camino de sincera conversión: “en todas las cosas interviene Dios para bien de los que lo aman”(Rm 8,28). El discípulo-misionero está llamado a buscar siempre lo esencial de la vida cristiana: la santidad, los criterios evangélicos a ejemplo del Maestro.

Nada de vanagloria, sino simples servidores del Reino, no echando las cargas sobre los hombros de los demás, sino en ayudar a los pobres a llevar su propia carga, cumpliendo así el deber cristiano para con Dios y con el prójimo. La coherencia de vida es el mejor traje ante Dios y ante una sociedad que quiere testigo de Cristo.

 

Haz Señor que te amemos con todo el corazón y a nuestro prójimo.

Líbranos de la vanagloria y del amor propio.