Evangelio de hoy

San Juan XXIII, Papa

Martes de la 28ª Semana del Tiempo Durante el Año

Evangelio según San Lucas 11, 37- 41

“¡Así son ustedes, los fariseos!”

Un fariseo invitó a Jesús a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó que no se lavara antes de comer. Pero el Señor le dijo: “¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro”. Palabra del Señor.

Meditación

La vida cristiana que nos presenta Jesús como fruto de su adhesión a Su Persona y a Su Evangelio, va más allá de las normas que cumplir, sino la conversión interior del corazón, el amor, la santidad de vida al estilo del Señor. Por eso se escandalizan de él por no observar la costumbre de purificaciones externas. No es posible pasar por alto la justicia y la misericordia, que refleja la santidad de Dios en el hombre.

Estamos llamados a purificar nuestros corazones, para vivir la fe con un corazón sincero, en espíritu y en verdad(Cfr. Jn 4, 23), ya que Dios está más en la actitud interior, que en lo exterior. Nuestro amor al Señor debe ser profundo, íntima y sincero.

Dios mira lo interior del hombre, porque “nadie conoce lo íntimo de Dios sino el Espíritu de Dios”(1Cor 2,11).

 

Señor, concédeme amarte con todo el corazón, como Tú te mereces.

Líbrame de preocuparme excesivamente de las prácticas externas en mi relación contigo.