De esta manera lo calificó, una de las manifestantes de la marcha desde la Plaza de la Democracia hasta el Congreso Nacional, en reclamo a la implementación del Plan de Transformación Educativa, que encabeza el Ministerio de Educación.

“Es un acto de civismo en favor de la familia porque no queremos que organismos que no tienen nada que ver con la cultura paraguaya quieran venir a imponernos modelos educativos perversos y destruir la inocencia de nuestros niños”. Los padres se movilizaron por la familia, la patria y la vida.