Evangelio de hoy

Lunes de la 34ª Semana del Tiempo Durante el Año

Evangelio según San Mateo 12, 46-50

 “Estos son mi madre y mis hermanos”

Jesús estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con él. Alguien le dijo: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte”. Jesús le respondió: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: “Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”.  Palabra del Señor.

Meditación

La fiesta de hoy es como la profesión de votos de la novicia que se va a entregar a Dios, aunque reconocemos que la Santísima Virgen es toda de Dios y para Dios desde el vientre de su Madre. Ella es la dichosa por haber creído en las promesas del Señor y guardar en Su corazón y hacer de su vida un don total y exclusiva al Señor. También nosotros somos madre y hermanos de Jesús si hacemos lo que Jesús nos pide: “ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando…” (Jn 15,15), y así llegamos a pertenecer a la verdadera familia de Jesús.

La Santísima Virgen María nos invita a renovar nuestra consagración a Dios, aquella que desde el Santo Bautismo nos convierte en sacerdote, profeta y rey, en sus discípulos-misioneros para buscar Su divina voluntad. Los padres están llamados a acompañar a sus hijos en el crecimiento de la fe que prometieron en el Bautismo. Revestirse de Cristo, es la vocación fundamental del cristiano, viviendo una fe robusta, una esperanza alegre y un amor encendido en Dios.

 

Gracias Señor porque Tú Madre es mi Madre

Haznos dóciles discípulos de Tu Hijo Jesús