El Dr. José Fusillo del INERAM, aseguró que la ocupación de camas en la Unidad de Terapia Intensiva es total, “la demanda supera la oferta”. A pesar de estar llenos, “hasta el momento no hemos trasladado a pacientes al sector privado, estamos priorizando los pacientes internados”.  Además de los que están en Terapia Intensiva, el 90% necesita sistema ventilación mecánica y el 10% en ventilación no invasiva.

“Hay un grupo a los que ya se les sacó el tubo y están en plan de recuperación”, comentó el Dr. Fusillo. Mencionó que nos encontramos “en una meseta más o menos alta, venimos hace dos semanas con este mismo ritmo” y reconoció que el sistema está más estresado porque el recurso humano está más cansado.

A pesar de la situación de casos positivos altos y casos de fallecimientos diarios también muy altos, esto podría mantenerse “incluso puede que aumente en las siguientes dos o tres semanas”. La proyección es que a mediados de octubre vaya descendiendo y eso sería favorable. “Creemos que en noviembre debemos estar mejor”, pero predecir se vuelve muy confuso, “porque lo que vivimos en los hospitales día a día, no se condice con la realidad en la calle”.

El especialista señaló que lo que “los médicos tenemos un sesgo de la situación, tal vez porque estamos cansados, estresados y vemos todos los días gente grave o fallecer, mientras el común de la gente no conoce esa realidad”. Agregó que se nota una “relajación porque la gente está muy hastiada de la situación, veo que la población está entregada al virus. Eso hace que haya más infectados, más internados y a la vez hay más muertos”. La proporcionalidad de la enfermedad se mantiene drásticamente.