El arzobispo Peter Chung Soon-taick, O.C.D., y el ministro Lee In-young, en una reunión celebrada en la residencia del administrador apostólico en Pyongyang el pasado 19 de enero, reafirman su compromiso por la paz en la península coreana

Vatican News

En un encuentro con el ministro de Unificación en su residencia de Myeongdong el pasado 19 de enero, el arzobispo Chung de Seúl expresó la gratitud de la Iglesia al presidente Moon Jae-in por haber pedido al Papa Francisco, durante su visita a la Santa Sede del 29 de octubre, que rezara por la paz en la península coreana. Monseñor Chung dijo:

“Como administrador apostólico de Pyongyang, la capital de Corea del Norte, quisiera extender mi gratitud al presidente Moon Jae-in, por pedir al Santo Padre que rece por la paz en la península coreana durante su visita al Vaticano”

El compromiso de la Iglesia y del Gobierno por la paz

El prelado aprovechó la ocasión para elogiar la puesta en escena por parte del Ministerio de la Unificación de la República de Corea – creado en 1969 para gestionar las relaciones con Corea del Norte – de la exposición titulada «El alambre de espino se convierte en un símbolo de la Paz».

La exposición, abierta al público del 29 de octubre al 7 de noviembre de 2021, en la Iglesia de San Ignacio de Loyola de Roma, recibió gran aprecio y respuesta por parte de los sudcoreanos. A continuación, monseñor Chung presentó al ministro Lee una iniciativa de la Iglesia, titulada «La península coreana y el camino sinodal hacia la paz 2022: conmemoración, comunicación, comunión» y, finalmente, pidió colaboración al gobierno sudcoreano en algunas iniciativas de ayuda humanitaria para Corea del Norte.

Por su parte, el ministro Lee felicitó a monseñor Chung, quien fue nombrado por el Papa Francisco como arzobispo de Seúl y administrador apostólico de Pyongyang el 28 de octubre de 2021, expresando su agradecimiento por los esfuerzos de la Iglesia hasta la fecha para llevar asistencia y ayuda humanitaria a Corea del Norte y para ayudar a los refugiados norcoreanos en Corea del Sur. Recordó, entre otras iniciativas, la «Peregrinación por la Paz», que se celebra todos los años con los jóvenes en la zona desmilitarizada a lo largo del paralelo 38, para reflexionar sobre lo que significa «paz»; y pidió a la Iglesia católica coreana que siga desempeñando un papel importante en la consecución de la reconciliación entre las dos Coreas.