El santo padre presidió el 27º Congreso Eucarístico en la ciudad italiana de Matera, en donde se dirigió a la decena de católicos allí presentes enfatizando en la importancia de redescubrir la adoración a la Eucaristía.

“Volvamos a Jesús, volvamos a la Eucaristía, volvamos al gusto del pan, porque mientras estamos hambrientos de amor y de esperanza, o estamos quebrantados por las fatigas y sufrimientos de la vida, Jesús se convierte en alimento que nos sana”, dijo el Papa durante su Homilía.

También mencionó que la intención de la Eucaristía es presentar a cada persona un desafío: “Adorar a Dios y no a nosotros mismos, poniéndolo en el centro, en lugar de la vanidad de uno mismo”.