Entre el viernes, sábado y domingo fueron realizadas 2.539 pruebas de alcotest, de los cuales dieron positivo 244 conductores que fueron sacados de circulación, explicó el Inspector de la Patrulla Caminera Adolfo Ortega.

Señaló que el vehículo del conductor en estado de ebriedad es demorado y que, para retirar el rodado, el afectado debe pagar la multa correspondiente y presentar un conductor sustituto. Agregó los conductores quienes pasan 0.25 de alcohol en la sangre y llegan a 0.40, pasan directo a la fiscalía por ser considerado hecho punible.

Comentó que en la ruta también controlan el aspecto técnico del vehículo, uso de cinturón de seguridad, la chapa correspondiente del rodado, más el uso de chaleco reflectivo y casco por parte de motociclistas.

Adolfo Ortega