El origen del monopoly está basado en un juego que fue creado por el Elizabeth Magie, el cual recibió el nombre Thelandlold´s Game. Este juego adquirió notoria popularidad en numerosas ciudades de Estados Unidos, donde se procedió a editarlo de varias maneras, decidiendo realizar diversas versiones sin consultar a su autor original. El origen del monopoly está basado en un juego que fue creado por el Elizabeth Magie, el cual recibió el nombre Thelandlold´s Game. Este juego adquirió notoria popularidad en numerosas ciudades de Estados Unidos, donde se procedió a editarlo de varias maneras, decidiendo realizar diversas versiones sin consultar a su autor original.
Posteriormente, Charles Darrow, quien se dedicaba a la venta de calefactores domésticos, patentó la versión del juego, colocándole el nombre de Monopoly, para introducirlo al mercado en forma limitada, resultando su iniciativa todo un éxito.
Más tarde, la empresa Parker Brothers, que formaba parte de la multinacional Hasbro, mantiene la posición de que el único autor del juego Monopoly fue Charles Darrow y que Elizabeth Magie solo logró difundir la evolución del juego a través de algunas innovaciones que realizó.
Sus aportes han sido reconocidos por la justicia estadounidense. Es importante destacar que, en un principio, Darrow fabricaba los juegos de Monopoly a mano, contando con la ayuda de su familia, quienes se dedicaban a darle color a los espacios diseñados por Darrow, recortando y marcando las tarjetas de cartulina.
Posteriormente, la demanda para comprar el juego aumentó, ante esto Darrow tomó la decisión de hacer los juegos a través de una imprenta, que incluyera los tableros cuadrados de cartón.
La evolución del Monopoly
En el año 1935, Darrow decidió vender los derechos de producción de Monopoly a la Compañía Parker Brothers, ubicada en Massachusetts. Posteriormente, esta empresa la vendió a la Compañía Hasbro, quienes afirmaron que después que Darrow vendió sus derechos, aproximadamente unos 500 millones de personas se ha dedicado a jugar el juego.
Por esta razón, el Libro Guinness de los records hasta el año 1999, confirma que el juego de mesa más jugado en el mundo es el Monopoly.