Luego de mucha intriga, la Academia sueca anunció este jueves que el máximo galardón literario este año es concedido a Annie Ernaux, una escritora francesa que redefinió el concepto de autoficción. “Nunca pensé que estaría en mi panorama como escritora, es una gran responsabilidad testificar, no necesariamente en términos de mi escritura, sino testificar con exactitud y justicia en relación con el mundo”, declaró la autora tras el reconocimiento.

Esta prolífica novelista de 82 años nació en Lillebonne, Francia y se convierte en la decimoséptima mujer en obtener el galardón más prestigioso de la literatura mundial, desde su creación en 1901. Sus obras se sitúan entre la narrativa, sociología, feminismo y el compromiso social, con un foco autobiográfico e intimista.

“Escribir no es una postura, cuando escribo me sumerjo de manera muy precisa en los recuerdos. En un cierto sentido, trato de que me atraviese de nuevo la atmósfera de un año, dos o tres, para sentirlo de nuevo” reveló en una reciente entrevista.