Para el investigador Dr. Juan Martens, el crecimiento del Clan Rotela y la falta de intervención oportuna, hacen que esta agrupación se extienda más allá de los muros. Afirmó que es el reflejo en menor escala del PCC en sus inicios en Brasil.

Señaló que el Clan Rotela tiene todo el control de la penitenciaria de Tacumbú ordenando crímenes y que la presencia del grupo en el país es cada vez mayor. Agregó que siguen sin un freno por parte de las autoridades y que no se ve una solución a corto, ni mediano plazo.

El especialista agregó que el Clan Rotela es un grupo penitenciario, que nació debido a las precariedades institucionales y que reemplaza a las instituciones del Estado ofreciendo comida, agua y abrigo a los internos llamados pasilleros. Al facilitar atención a los reos, los mismos, se convierten en soldados leales del grupo criminal.

Juan Martens