En el primer día del Novenario en honor a Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé, la celebración de la Santa Misa estuvo a cargo de Mons. Pedro Collar, Obispo de San Juan Bautista Misiones.

Habló sobre la necesidad de recuperar la vida interior, espiritual y contemplativa a pesar de la dura realidad de la corrupción, divisiones, injusticias, violencia y narcotráfico. Añadió que la participación de los laicos en el ámbito social y público, es un deber digno y esencial para la construcción de un país más justo y honesto. «Debemos recuperar la vida interior, espiritual y contemplativa a pesar de la dura realidad de la corrupción, divisiones, injusticias, violencia, narcotráfico, trata de personas, miseria, abusos de poder, maltrato a la casa común y muchas otras cosas que vive el mundo y nuestro país».