El sudafricano Brad Binder (KTM) se arriesgó este domingo con una «apuesta» atrevida para ganar el Gran Premio de Austria, 11ª cita de la temporada de MotoGP, mientras el líder del Mundial, el francés Fabio Quartararo (Yamaha), aumentó su ventaja. Vencedor en pleno diluvio con neumáticos de seco, después de asumir el riesgo de no cambiar de moto, Binder “logró algo increíble”, en opinión del segundo este domingo, el italiano Francesco Bagnaia (Ducati), quien sí pasó por el ‘paddock’ como el resto de favoritos.
En un circuito, el Red Bull Ring de Spielberg, que no es el más favorable para su Yamaha y bajo la lluvia, unas condiciones que tampoco le gustan, Quartararo consiguió terminar 7º, aumentando su ventaja al frente del campeonato, que pasó de 40 a 47 puntos.
El francés se benefició de la caída, cuando empezó la lluvia, de su compatriota Johann Zarco (Ducati-Pramac), quien hasta ahora era segundo en el Mundial. De golpe Zarco ha caído al 4º lugar en la clasificación de pilotos, a dos unidades de Bagnaia y del español Joan Mir (Suzuki), que son 2º y 3º respectivamente empatados a puntos.
“Como pilotar sobre hielo”
Ante unas gradas llenas, el Gran Premio se volvió loco.
Después de que cayeran unas gotas al inicio de la carrera, “a seis vueltas para meta se puso a llover mucho”, narró Bagnaia. “Entrar en ‘boxes’ para cambiar de moto (y proseguir con neumáticos de lluvia en lugar de secos) o permanecer en pista era una decisión realmente difícil de tomar”.
(I a D) El italiano Francesco Bagnaia, el español Marc Márquez y el francés Fabio Quartararo, durante el Gran Premio de Austria de motoGP en Spielberg, el 15 de agosto de 2021© AFP Joe Klamar
Los favoritos entraron finalmente al término de la 24ª vuelta (de 28 en total). Binder, en ese momento 6º, decidió probar suerte.
“Cuando vi llegar la lluvia, intentaba calcular cuántos segundos por vuelta podía perder si aguantaba con (neumáticos) secos”, explicó el sudafricano. “Cuando vi entrar a todo el mundo, decidí tomar esa apuesta”.
“Todavía podía atacar bastante en un primer momento, pero mis neumáticos se enfriaron y entonces fue como pilotar sobre hielo”, detalló. “Luego mis frenos se enfriaron también y no servían. Debía haber alguien ahí que me protegió hoy porque varias veces pensé que se había terminado. Fue un verdadero alivio a la llegada”.
“Creía que mi carrera se había fastidiado”
Para Bagnaia y el español Jorge Martín (Ducati-Pramac), 3º después de su victoria la semana pasada en el mismo trazado, también fue un alivio pero por otros motivos. Después de luchar en los puestos delanteros antes de la lluvia, su cambio de moto les relegó al 10º y 11º lugar al inicio del último giro.
“En ese momento estaba enfadado viendo al grupo por delante de mí”, dijo el italiano. “Creía que mi carrera se había fastidiado pero luego vi a ese grupo de pilotos casi parado y ataqué como un loco” para adelantarlos, añadió el novato español.
El campeón de 2020, Mir, terminó al pie del podio, por delante del italiano Luca Marini (Ducati-Avintia) y del español Iker Lecuona (KTM-Tech3), quienes imitaron a Binder.
El italiano Valentino Rossi (Yamaha-SRT) también asumió ese riesgo, que le permitió acabar octavo, su mejor resultado del año.
Al irse al suelo en la penúltima vuelta, después de cambiar de moto, Marc Márquez (Honda) solo pudo ser 15º. Pero cuando la pista estuvo seca, el español, que sigue progresando después de más de una campaña de ausencia por lesión, estuvo peleando por el triunfo, en uno de los pocos circuitos en los que nunca ha ganado.
La próxima cita del campeonato será en Reino Unido, en el circuito de Silverstone, el 29 de agosto.