La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, se encuentra desde ayer en Taiwán en visita oficial y ya se ha reunido con la presidenta Tsai Ing-wen, a pesar de las advertencias de China, que considera la isla como su propia provincia rebelde y esta visita una grave provocación. Convocó urgentemente al embajador de Estados Unidos en Pekín, mientras la República Popular ha iniciado ejercitaciones militares y ha activado represalias económicas contra Taipei

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano

Nada más aterrizar en el aeropuerto de Taipei, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, la tercera política de mayor rango en Washington, explicó que estaba en la isla para reafirmar el compromiso estadounidense con la democracia y no para contradecir la política de Estados Unidos en la zona. Y en el primer encuentro en el parlamento taiwanés, aseguró: «Venimos en son de paz a la región». También reiteró que Washington no abandonará su compromiso con Taiwán.

La reacción de China

Pekín, que considera la isla una provincia rebelde propia y esta visita una grave provocación, condenó inmediatamente la iniciativa diplomática, interpretada como «una violación de la soberanía y la integridad territorial china», a la que seguirán «acciones selectivas». El gobierno chino convocó al embajador estadounidense, Burns, en plena noche para pedirle aclaraciones, anunciando «importantes ejercicios militares, incluyendo fuego real» del jueves al domingo en las aguas que rodean a Taiwán.

Violaciones del espacio aéreo y represalias económicas

Por su parte, Taipei denunció que 21 aviones militares de Pekín entraron anoche en su espacio de identificación. China también anunció represalias económicas contra la isla, como el cese de la exportación a Taiwán de arena para la extracción de silicio para semiconductores, la primera riqueza industrial de la isla, y el bloqueo de la importación de cítricos de Taipei. La creciente tensión llevó a la Casa Blanca a emitir una nota aclaratoria: «No apoyamos la independencia de Taipei, pero Nancy Pelosi tiene derecho a realizar esta visita».

Fuente: Vatican News