Distanciado en LaLiga, eliminado en todas las otras competiciones domésticas, el Real Madrid mira a la Liga de Campeones, donde se enfrenta al Atalanta en octavos, confiando en su ‘mago europeo’ Zinédine Zidane.

Un triplete inédito entre 2016 y 2018 en su primera época en el Real Madrid y desde entonces… nada.
Desde marzo de 2019, en que volvió al banquillo merengue, Zidane no ha vuelto a pasar de octavos de final, eliminado por el Ájax de Ámsterdam (1-2, 1-4 en 2019) y después por el Manchester City (1-2, 2-1 en 2020).
Suficiente para que los aficionados madridistas se pregunten si la Liga de Campeones sigue siendo la competición fetiche de Zizou.
Benzema fuera
Difícil convencerse de que es así viendo la oleada de lesiones que complican la tarea del técnico francés desde principios de 2021.
A las ausencias de Rodrygo, Fede Valverde, Alvaro Odriozola, Eden Hazard, Eder Militao y Marcelo se han añadido las de Dani Carvajal (muslo derecho) y, sobre todo, la del capitán Sergio Ramos (operado del menisco interno de la rodilla izquierda), que todavía no ha renovado con el Real Madrid, pese a que su contrato expira el 30 de junio.
Karim Benzema mira a Zinedine Zidane durante el partido liguero entre el Real Madrid y el Valencia disputado el 14 de febrero de 2021 en la ciudad deportiva madridista© AFP/Archivos Gabriel Bouys
Y, tal vez, la más difícil de olvidar para “ZZ”, la de su goleador y compatriota Karim Benzema (17 goles esta temporada), tocado en un tobillo contra Valencia (2-0) el 14 de febrero, según la prensa española.
Ausente de la convocatoria contra el Valladolid el sábado en LaLiga (1-0), Benzema tampoco viajará a Bérgamo, según la lista anunciada el lunes por el Real Madrid.

Pero, aunque el Atalanta sorprendió la pasada temporada en Champions, donde eliminó al Valencia en octavos (4-1, 3-4), en esta campaña, el conjunto de Gian Piero Gasperini es quinto en la liga italiana e impresiona menos.
Resiliencia a la ‘Zizou’
Y no hay que olvidar que la Liga de Campeones a menudo ha sido la competición que ha permitido a Zidane y al Real Madrid volver a recuperarse tras periodos de turbulencias.
Zinedine Zidane observa desde la banda el partido liguero entre el Real Madrid y el Valencia disputado el 14 de febrero de 2021 en la ciudad deportiva madridista© AFP/Archivos Gabriel Bouys
En noviembre de 2019, cuando el Real Madrid se hundía y ‘ZZ’ estaba en la cuerda floja, la victoria 6-0 contra el Galatasaray permitió a los madridistas encadenar 21 partidos consecutivos sin perder hasta principios de febrero.
Y el 9 de diciembre de 2020, la crucial victoria frente al Borussia Mönchengladbach (2-0) permitió a los merengues validar su pase a octavos de la Champions como primeros de grupos y encadenar 9 partidos sin derrota hasta mediados de enero.
Como buen gestor, Zidane se ve obligado ahora a confiar más responsabilidades ofensivas a jugadores que habitualmente no son la primera opción para hacer goles.
Es el caso del joven brasileño Vinicius, del que “Zizou” espera mucho desde hace tres años, y de su compatriota Casemiro en el centro del campo, sorprendente segundo mejor goleador del Real esta temporada tras su gol de la victoria frente al Valladolid el sábado en LaLiga (1-0), con 6 tantos en partidos oficiales.
Unos jugadores que van a tener que salir de las sombras para permitir a Zidane conservar su título de ‘mago europeo’ un poco más.