El fiscal general de Venezuela informó este jueves que inició un pedido de extradición del exjefe del servicio de inteligencia de ese país, Hugo «El Pollo» Carvajal, detenido en España y que también es solicitado por Estados Unidos. “En fecha del 21 de septiembre del año 2021 (…) fue solicitado al tribunal de la causa (en Venezuela) el inicio del procedimiento de extradición activa” contra Carvajal, informó el fiscal general Tarek Saab en una alocución transmitida por la televisora estatal.
Cabeza de los servicios de inteligencia venezolanos bajo la presidencia del fallecido Hugo Chávez, Carvajal fue capturado el 9 de septiembre en Madrid. Estaba prófugo desde 2019 cuando un tribunal español aprobó una demanda de extradición a Estados Unidos, donde es acusado de narcotráfico.
Carvajal, de 61 años, fue una figura de peso en el chavismo hasta que se distanció del gobierno del mandatario Nicolás Maduro, expresando apoyo por al líder opositor Juan Guaidó cuando éste se autoproclamó presidente de Venezuela en febrero de 2019.
Entonces, se fue en barco hasta la República Dominicana y luego voló a España, donde fue detenido en abril de 2019.
La Fiscalía de Venezuela emitió una orden de captura en su contra en febrero de 2019 acusándolo de traición a la patria, conspiración continuada, financiamiento del terrorismo y asociación para delinquir.
Estados Unidos busca a “El Pollo” por presuntamente haber participado en actividades de narcotráfico con la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Un tribunal de Nueva York lo acusó en 2011 de haber coordinado el envío de 5,6 toneladas de cocaína de Venezuela a México en 2006, que luego llegaron a Estados Unidos. Se enfrenta a cadena perpetua de ser hallado culpable.
En un comunicado, publicado en su cuenta en Twitter hace dos días, Carvajal anunció el “inicio (de) un proceso de colaboración con la justicia española”.
“Léase bien, ‘la justicia’ española. No el gobierno español, quien ha violado leyes con el fin de extraditarme ilegalmente a Estados Unidos”, escribió.
“Lo inicio, esperando, de buena fe, que parte de lo que tengo que informar sea provechoso para la justicia española y la justicia internacional. La naturaleza de toda colaboración es que el contenido debe ser secreto y, por mi parte, así se mantendrá”.