El éxito del Sínodo Mundial, que acaba de empezar, depende en gran medida de la comunicación. El coordinador del centro para la Comunicación del CELAM, Óscar Elizalde, está convencido de ello. El colombiano que participa en las consultas del Sínodo Mundial en el Vaticano concedió una entrevista a nuestro colega Mario Galgano de la redacción alemana, en la que explica cómo se podría presentar «mejor» este Sínodo en los medios de comunicación.

Mario Galgano – Ciudad del Vaticano

Óscar Augusto Elizalde Prada es coordinador del departamento de comunicación del Consejo Episcopal de la Ciudad del Vaticano (CELAM) y, como experto en comunicación, participa también en el Sínodo Mundial. En conversación con Radio Vaticano, explica que el Papa ya había indicado la dirección del Sínodo en la misa de apertura: se trata de escuchar, de hablar con los demás y de lograr una interacción respetuosa entre los fieles. En este contexto Elizalde Prada, explica que especialmente los medios de comunicación católicos deben y pueden llevar estas líneas guía a todo el mundo:

«En este sentido es absolutamente necesario aprovechar mejor la red de oficinas de comunicación y medios católicos en América Latina. Creo que esto también puede aplicarse a otros continentes. En efecto, tenemos una estructura de comunicación increíblemente bien conectada dentro de la Iglesia Católica. Sólo en América Latina hay 22 conferencias episcopales y cada una de ellas tiene oficinas de medios de comunicación bien estructuradas».

Además, hay instituciones de otras estructuras eclesiásticas en Sudamérica que también son activas en el campo de la comunicación como la REPAM (la Red Eclesial Panamazónica) u otras instituciones eclesiásticas similares. También existen redes de medios de comunicación de laicos católicos como SIGNIS o las oficinas de medios de comunicación de colegios y universidades católicas, las listas colombianas.

El ecosistema de la comunicación católica

«Y no olvidemos que las congregaciones religiosas también tienen sus vías de comunicación», puntualiza Elizalde Prada.

«Si vinculamos mejor todas estas oficinas y las involucramos en el proceso del Sínodo Mundial, por un lado esto puede servir a los objetivos del Sínodo y por otro lado puede tener un gran impacto en la Iglesia. Se trata de un verdadero ecosistema de comunicación católica, que es importante para que este Sínodo pueda llegar realmente a todas las personas».

Además -añade- no basta con que el Sínodo Mundial se limite a los «comunicados oficiales de los medios de comunicación», sino que es necesario que la comunicación llegue a la gente a través de diferentes canales.

«En mi opinión -concluye- este Sínodo necesita una comunicación global que se comunique por varios canales. Esto incluye las redes sociales, los vídeos, etc. Tenemos que ser muy creativos ahí».