Un bombero murió el jueves mientras batallaba un incendio forestal en el sur de España que obligó a evacuar a unas 800 personas, informaron las autoridades locales y nacionales. El fallecido, de 44 años, era uno de los 250 bomberos que luchaban contra el fuego, iniciado la noche del miércoles en la Sierra Bermeja, en la provincia de Málaga, informó el gobierno regional de Andalucía en un comunicado.
“Se pueden imaginar el dolor y tristeza en el puesto de mando”, dijo en una rueda de prensa Carmen Crespo, consejera de Agricultura y Desarrollo Sostenible del gobierno autonómico andaluz.
“Es un incendio complicado y muy difícil”, añadió Crespo, quien precisó que abrieron una investigación sobre el deceso.
“Mi abrazo y la solidaridad de todo el Gobierno, con la familia y compañeros del bombero (…) que hoy ha fallecido”, aseguró en Twitter el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.
Más de 25 helicópteros de extinción de incendios colaboraban con lo equipos de tierra para controlar las llamas.
El gobierno regional indicó que unas mil personas fueron desalojadas de sus casas de forma preventiva, principalmente en el municipio de Estepona, popular entre los jubilados británicos y los turistas.
Varios de ellos afirmaron a la televisión pública TVE que la policía solo les dio algunos minutos para dejar sus casas.
Los bomberos advertían de que los fuertes vientos, con ráfagas de hasta 60 km por hora, las secas condiciones atmosféricas y las pendientes de las montañas dificultaban el trabajo.
“El viento va a más, la suerte que tenemos es que aunque el viento va a más y nos va complicar el fuego, es de dirección oeste, con lo cual aleja de la zona urbana el incendio” y lo lleva hacia zonas despobladas, dijo a periodistas el jefe de bomberos de Málaga, Manuel Marmolejo.
Las autoridades sospechan que el fuego puede haber sido provocado, ya que comenzó en varios puntos al mismo tiempo.