Rusia Unida, el partido de Vladimir Putin, se dirigía el domingo hacia una clara mayoría parlamentaria con más del 46% de los votos, según los resultados parciales de unos comicios que prácticamente excluyeron a la oposición y celebrados tras meses de represión. La formación del presidente ruso lograba el 46,11% de apoyo según los resultados anunciados por la Comisión Electoral una vez escrutado más de la mitad de los votos.
“Les felicito por esta victoria limpia y honesta”, dijo el secretario general de Rusia Unida, Andréi Turchak, delante de simpatizantes de la formación, que celebraban los resultados de estos controvertidos comicios.
Por detrás de Rusia Unida, se sitúan los comunistas del KPRF (21,40%), los nacionalistas de LDRP (8,07%), los centristas de Rusia Justa (7,62%) y la formación creada recientemente Nuevas Personas (5,97%).
Con estos resultados, el partido del presidente debería conservar la mayoría de dos tercios en la Duma, la cámara baja del parlamento.
La mitad de sus 450 diputados se atribuyen de manera proporcional y el resto se adjudican al ganador en cada circunscripción, con Rusia Unida en cabeza en 193 de ellas, según la Comisión Electoral.
En las anteriores legislativas en 2016, Rusia Unida se impuso con 52,4% de los sufragios y los comunistas quedaron segundos con 13,3%.
Comunistas y “voto inteligente”
Unos 108 millones de rusos podían participar en estas elecciones, a las que no pudieron presentarse numerosos candidatos de la oposición.
Los partidarios del opositor encarcelado Alexéi Navalni pidieron hacer “un voto inteligente” y apostar por aquellos candidatos mejor situados para impedir la elección de los representantes del partido de Putin. En la mayoría de casos eran los comunistas.
Según una dirigente cercana a Navalni, el más conocido de los opositores a Putin, el resultado de los comunistas, si se confirma, es un éxito.
“El objetivo del voto inteligente era romper el monopolio de Rusia Unida y es lo que ha sucedido”, dijo Liubov Sobol en el canal de Youtube Navalny Live.
La votación se llevó a cabo después de una intensa ola represiva contra la oposición, incluido el encarcelamiento de Navalni, cuya organización fue proscrita por “extremista”.
En un colegio electoral de Moscú, el 18 de septiembre de 2021© AFP Alexander NEMENOV
Antes de la votación, los principales aliados de Navalni fueron detenidos o huyeron del país, y cualquiera que estuviera asociado a su grupo no estaba autorizado a disputar la elección parlamentaria.
“Es un simulacro electoral y eso es algo triste”, afirmó Andrei, un informático de 33 años, votante en Moscú.
La participación superaba el 45% a las 18H00 (15h00 GMT).
Denuncias de irregularidades
Además de suprimir a la oposición de las boletas, estas elecciones también se vieron enturbiadas por denuncias de censura y fraude.
El domingo, el monitor electoral independiente Golos había recibido más de 4.600 denuncias de posibles irregularidades electorales. Las autoridades calificaron a Golos de “agente extranjero”.
Una mujer mira una papeleta para votar en las elecciones legislatvas rusas, en Moscú el 18 de septiembre de 2021© AFP Alexander NEMENOV
Por otra parte, al iniciarse la votación el viernes, las empresas Apple y Google eliminaron la aplicación “voto inteligente” de Navalni, que informaba a sus seguidores sobre qué candidatos apoyar para derrotar a los aspirantes alineados con el Kremlin.
Fuentes cercanas a la decisión de Google y Apple dijeron a la AFP que lo hicieron bajo presión de las autoridades rusas, que amenazaron con arrestar al personal local de los gigantes tecnológicos.
La aplicación de mensajería Telegram también eliminó el viernes la aplicación de Navalni.
Allegados de Navalni acusaron a Google y Apple de “ceder al chantaje del Kremlin”.
Elecciones legislativas en Rusia© AFP
El domingo, el opositor encarcelado pidió de nuevo a sus compatriotas votar siguiendo sus consignas.
“Hoy, su voto tiene realmente importancia”, publicó en las redes sociales. “Voten y convenzan a los otros de hacerlo. No sean perezosos, por favor”.
Antes de la elección para la Duma, Rusia Unida tenía un respaldo históricamente bajo.
Encuestas recientes de la estatal VTsIOM revelaron que menos del 30% de los rusos pensaban votar por ese partido, 10% menos que en las semanas previas a las legislativas de 2016.
Aunque Putin, de 68 años, continúa teniendo un buen nivel de popularidad, Rusia Unida ha perdido respaldo ante el declive de las condiciones de vida tras años de estancamiento económico.
Otros 13 partidos participan en las elecciones, aunque en general son considerados como una falsa oposición y al servicio del Kremlin.