El Tribunal Contencioso Electoral (TCE) de Ecuador confirmó el domingo que el líder indígena de izquierda Yaku Pérez quedó fuera del balotaje presidencial de abril al rechazar un recurso que presentara para el recuento de un 50% de los votos de la primera vuelta, celebrada hace un mes.

El Pleno del TCE “resolvió negar el recurso y ratificar el contenido de la resolución emitida por el Consejo Nacional Electoral” (CNE), señala la sentencia del organismo encargado de juzgar y hacer cumplir las normas electorales.
De esa manera, el Tribunal ratificó que Pérez se ubicó tercero en los resultados de la primera vuelta. El líder indígena reaccionó por Twitter tildando la sentencia de “deplorable decisión” y agregó que el organismo “acaba de atentar contra la voluntad popular, hiriendo la #Democracia del Ecuador”.
El CNE, ente que organiza los comicios, resolvió que el economista de izquierda Andrés Arauz de 36 años y al exbanquero de derecha Guillermo Lasso de 65, disputarán el balotaje presidencial del 11 de abril, lo cual resultó avalado por el TCE.
El indígena había solicitado al CNE revisar unas 27.000 de las casi 40.000 actas electorales de todo el país. De ellas, solo 31 fueron revisadas, con lo que se adjudicó otros 612 votos. Sin embargo, eso no cambió el porcentaje de sufragios que había obtenido.
“Las resoluciones del Tribunal Contencioso Electoral son de última y definitiva instancia, causan ejecutoria”, explicó el expresidente del organismo electoral Carlos Aguinaga en diálogo con AFP.
Arauz, delfín del exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), ganó la elección con 32,72% de los votos, seguido de Lasso con 19,74% y luego Pérez con 19,39%, según los resultados del 21 de febrero.
La campaña electoral inicia el martes y el próximo domingo está previsto un debate oficial entre los finalistas.

“En resistencia”
El candidato de Pachakutik, brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), perdió por apenas 32.600 votos su cupo para disputar el balotaje en el que se elegirá al sucesor del presidente Lenín Moreno, que dejará el cargo el 24 de mayo próximo.
Resultó el indígena que más cerca estuvo de lograrlo. El último presidenciable aborigen fue Luis Macas, que sólo obtuvo el 2,2% de los votos en 2006. Antes, Antonio Vargas logró un 0,9% de los sufragios, en 2002.
Los 14 pueblos autóctonos de Ecuador sólo representan el 7,4% de la población del país, según el censo de 2010. Pérez, de la etnia kañari, afirma que, según estudios antropológicos, un 25% de los 17,4 millones de ecuatorianos son indígenas.
Pérez denunció un presunto fraude de la derecha en su contra para marginarlo del balotaje luego de que un conteo rápido oficial y buena parte del escrutinio preliminar lo ubicaran segundo.
Al respecto, el TCE argumentó que “las características de las pruebas (presentadas), impiden que se cuente con elementos probatorios suficientes para alcanzar la convicción por parte de los jueces electorales de que, efectivamente existe el vicio alegado”.
El ambientalista, advirtió: “Seguiremos en resistencia por la #Transparencia”.
La Conaie, organización de la que Pérez es miembro, anticipó que no apoyaría a ninguno de los finalistas si no se aceptaba el recuento de votos.
El movimiento indígena encabezó protestas contra el gobierno en octubre de 2019 que dejaron once muertos y más de 1.300 heridos. También participaron en revueltas populares que derrocaron a tres presidentes entre 1997 y 2005.