A través de un artículo publicado en su página web, el CELAM resume los temas abordados en la tercera jornada de su 38ª Asamblea, celebrada “con memoria agradecida”, ya que los obispos y participantes de todo el continente han llevado a cabo un profundo análisis de todos los aportes generados a partir de Aparecida, la Amazonía y el trabajo de la Iglesia en la pandemia.

Ciudad del Vaticano

En el tercer día de la 38ª Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) los participantes profundizaron en los procesos que llevan en ciernes: la Asamblea Eclesial y la Conferencia Eclesial de la Amazonía.

Tal como informa un artículo de la página web del CELAM, en la intervención, el Padre David Jasso, Secretario General Adjunto del Celam, resumió esta jornada en tres palabras “Con memoria agradecida”, ya que junto con los obispos del continente, se ha llevado a cabo un análisis de todos los aportes de Aparecida, la Amazonía y el trabajo de la Iglesia en pandemia.

Asamblea Eclesial: una nueva manera de ser Iglesia

En el primer bloque el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa y presidente del Consejo directivo de la Asamblea Eclesial, realizó la presentación de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.

El purpurado subrayó que esta asamblea tiene el objetivo de “reavivar la Iglesia, una nueva manera de ser Iglesia, en clave sinodal, hacer una relectura de Aparecida para retomar lo más impactante y reconectar las cinco conferencias y el Magisterio del Papa Francisco”.

“No podemos olvidar que la pandemia del Covid-19 está marcando decisivamente la vida del pueblo y de la Iglesia latinoamericana y caribeña”, añadió el cardenal puntualizando que por ello es “tan necesario que en todas las parroquias de nuestro continente se pueda llevar este proyecto”.

En este contexto, Maradiaga destacó que estamos ante «la oportunidad de una amplia participación, por lo que es de gran importancia el actual tiempo de escucha”.

Iglesia con rostro amazónico

Por su parte, el Cardenal Cláudio Humes, Presidente de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), presentó este organismo nacido en 2020 fruto de las conclusiones del Sínodo Amazónico:

“Con la CEAMA se ha dado un paso adelante hacia una Iglesia más sinodal, menos piramidal, donde participe mucho más todo el Pueblo de Dios en todas sus categorías. Se trata de ayudar a delinear el rostro amazónico de la Iglesia, promoviendo una pastoral de conjunto, como nos había indicado Aparecida, diferenciada, dada la diversidad de culturas y realidades dentro de la Panamazonía, fomentando enormemente la inculturación de la fe en sus territorios, aplicando los resultados del Sínodo Especial para la Amazonía”