La neerlandesa Sifan Hassan, que ganando la prueba de 5.000 metros dio el primer paso hacia su soñado triplete en fondo, y el luchador cubano Mijaín López, que logró su cuarto oro en unos Juegos, igualando el récord de míticos deportistas, fueron los grandes protagonistas de la jornada del lunes en Tokio-2020. Pero sus éxitos se vieron acompañados por la intrusión de la política internacional y las cuestiones sociales en los Juegos.
Sifan Hassan cumplió la primera parte de su triple reto olímpico ganando los 5.000 metros, antes de afrontar el desafío de triunfar igualmente en 1.500 y 10.000 metros.
La neerlandesa Sifan Hassan, en Tokio, Japón, el 2 de agosto de 2021© AFP Antonin Thuillier
Sobre la pista mojada por la lluvia del estadio Olímpico de Tokio, Hassan ganó con un crono de 14 minutos, 36 segundos y 79 centésimas, liderando un podio en el que la keniana Hellen Obiri (14:38.36) fue plata y la etíope Gudaf Tsegay (14:38.87) bronce.
En el palmarés olímpico, Hassan, nacida en Etiopía hace 28 años, sucede a la keniana Vivian Cheruiyot, que triunfó en esta prueba en Rio-2016.
Jasmine Camacho-Quinn, campeona olímpica en 100 metros vallas© AFP Enric BONET-TORRA
Con su cuarto oro consecutivo en lucha grecorromana, el cubano Mijaín López entró en la historia de los Juegos al igualar con cuatro títulos olímpicos en una misma prueba a mitos como la luchadora japonesa Kaori Icho y los estadounidenses Carl Lewis (salto largo), el nadador Michael Phelps y el discóbolo Al Oerter.
En la final de la división de los 130 kg de la lucha grecorromana, el cubano se impuso al georgiano Iakobi Kajaia por un claro marcador de 5-0.
Cuatro oros para Mijaín
A punto de cumplir 39 años y anunciar su retirada tras los Juegos de Tokio, Mijaín López demostró que sigue sin tener rivales en su deporte, al imponerse en la capital japonesa sin ceder un solo punto en cuatro combates.
El luchador cubano Mijaín López en Tokio, Japón, el 2 de agosto de 2021© AFP Jack Guez
“Mi primer objetivo era romper el récord, convertirme en el mejor luchador de la historia”, explicó tras recibir su medalla.
Otro nombre propio de la jornada fue la gimnasta estadounidense Simone Biles, que había renunciado a cuatro finales en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 para proteger su salud mental y física, y que está inscrita para la final de barra de equilibrio del martes.
EEUU, tetracampeona olímpica de fútbol femenino, quedó eliminada en semifinales de Tokio-2020 al perder por 1-0 contra Canadá, que enfrentará por el título a Suecia, ganadora de la otra semifinal también por la mínima ante Australia© AFP Kazuhiro NOGI
Biles, cuatro veces campeona olímpica en Rio-2016 y 19 veces campeona del mundo, sorprendió al mundo al abandonar en mitad de la competición la final del concurso general por equipos el pasado martes. Fue luego declarada baja sucesivamente para la final del concurso general individual, de salto, de barras asimétricas y de suelo.
A sus 24 años, en sus segundos Juegos, sufre una crisis de autoconfianza, debido a la presión y un problema de pérdida de referencias en el espacio, que pone en peligro físico a esta gimnasta en las acrobacias.
Polonia acordó un visado humanitario a la atleta velocista bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya© AFP Yuki Iwamura
La final de la barra de equilibrio es la última en el programa de la gimnasia artística femenina y es por tanto la última oportunidad de ver a la campeona estadounidense en Tokio.
Por su parte, Estados Unidos, tetracampeona olímpica de fútbol femenino, quedó apeada en semifinales de la competición al perder por 1-0 contra Canadá, que jugará la final contra Suecia, que se impuso por el mismo resultado a Australia.
Velocista bielorrusa
En otro terreno más allá del deportivo, los Juegos se vieron atrapados este lunes por un delicado tema diplomático.
La pesista neozelandesa Laurel Hubbard, en uno de sus intentos fallidos en el torneo olímpico de halterofilia de 87kg de los Juegos de Tokio-2020 el 2 de agosto de 2021© AFP Mohd RASFAN
Polonia acordó un visado humanitario a la atleta velocista bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya, crítica contra su federación, y que había declarado el domingo sentirse amenazada al tener que volver a su país a la fuerza.
Por su parte la pesista neozelandesa Laurel Hubbard hizo historia al convertirse en la primera deportista transgénero en participar en unos Juegos, pero no pudo levantar ninguna barra en la competición de la categoría de 87 kg.
Por último, la estadounidense Raven Saunders, subcampeona olímpica de lanzamiento de bala el domingo, celebró su plata en el podio de Tokio-2020 formando una X con sus brazos, un mensaje en apoyo a las personas oprimidas según la prensa de su país
Según la prensa estadounidense, Saunders, una deportista comprometida en la defensa de los derechos de la comunidad LGBT, explicó que representaba a “todas las personas que están peleando y que no tienen una plataforma para expresarse”.