En la tradición de la Iglesia, septiembre es celebrado como el mes de la Biblia debido a uno de sus más importantes traductores, San Jerónimo.

San Jerónimo, actual Padre y Doctor de la Iglesia por sus importantes escritos, vivió entre los años 340 y 420, pasando un gran parte de su vida en Tierra Santa.

Él fue quien pasó la Biblia del hebreo, arameo y griego al latín. Su traducción es más conocida como la “Vulgata” o “Vulgata editio”, en español “edición para el pueblo», y es considerada tan relevante que por siglos ha sido la versión oficial de la Biblia para la Iglesia Católica.

San Jerónimo murió un 30 de septiembre y por ello todo este mes es dedicado a la Biblia, el libro sagrado más importante del cristianismo que él ayudó a promover y dar a conocer.

Se dice que en una noche de Navidad, el santo estaba rezando en la gruta de Belén y le pareció que el Niño Jesús le decía: «Jerónimo ¿qué me vas a regalar en mi cumpleaños?». Él respondió: «Señor te regalo mi salud, mi fama, mi honor, para que dispongas de todo como mejor te parezca».

El Niño Jesús añadió: «¿Y ya no me regalas nada más?». “Oh mi amado Salvador -exclamó Jerónimo- por ti repartí ya mis bienes entre los pobres. Por ti he dedicado mi tiempo a estudiar las Sagradas Escrituras… ¿Qué más te puedo regalar? Si quisieras, te daría mi cuerpo para que lo quemaras en una hoguera y así poder desgastarme todo por Ti».

El Divino Niño le dijo: «Jerónimo: regálame tus pecados para perdonártelos». El santo al oír esto se echó a llorar de emoción y exclamó: «¡Loco tienes que estar de amor, cuando me pides esto!».

La Sagrada Biblia

La Sagrada Biblia, que contiene la Palabra de Dios, está dividida en dos partes, Antiguo y Nuevo Testamento. Asimismo, está conformada por 73 libros: 46 que se escribieron antes de la venida de Cristo y 27 después de Cristo.

San Jerónimo solía decir: “»Ama la sagrada Escritura, y la sabiduría te amará; ámala tiernamente, y te custodiará; hónrala y recibirás sus caricias”

Es por ello que en todas las parroquias católicas del mundo, en este mes de septiembre, se suele promover más el conocimiento y la lectura de la Biblia con cursos formativos, charlas y celebraciones de la Palabra.