La actual sequía no solamente afecta al campo, a la producción de soja y a la industria que se dedica a la venta de maquinarias agrícolas, sino a toda la economía nacional por el hecho de que repercutirá en el PIB, comentó el economista Víctor Servín, vicepresidente de la Cadam.

“No recuerdo una caída tan grande. Están hablando de una pérdida de cosecha del 50% y eso es mucho dinero”.

Dijo que la participación del sector agrícola es del 25% o incluso más en el PIB, por ende, la economía sin dudas se verá seriamente afectada.

Dr. José Fusillo