El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Monseñor Oscar Ojea, lanza a través de tres videos, una serie de reflexiones sobre los desafíos que tendrá la Iglesia Argentina en los próximos años. Vatican News comparte el segundo video del prelado, hablando sobre el desafío de acompañar el Magisterio del Papa y el desafío de la defensa de la Vida.

Ciudad del Vaticano

Continuando con la reflexión sobre algunos desafíos pastorales que tiene la Iglesia Argentina, la Oficina de Comunicación y Prensa de la Conferencia Episcopal de este país, difundió el segundo video en el que Monseñor Oscar Ojea aborda otros dos nuevos retos: Por un lado, acompañar el Magisterio Social de Francisco y por otro, la defensa de la Vida.

El desafío de acompañar el Magisterio del Papa

En cuanto al primero, el presidente de la CEA subraya que hay que acompañar el Magisterio social del Papa que nos invita continuamente a hacer actual la opción preferencial por los pobres, ya que esta está implícita en la Fe Cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza: “Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres, ellos tienen mucho que enseñarnos, hay que ponerlos en el centro del camino de la Iglesia”. (EG 198)

Al respecto, Monseñor Ojea hace hincapié en que la Iglesia está siendo acusada por algunos sectores de pobrismo: «Se la acusa de mantener una clientela cautiva y segura y por esto dicen que a la Iglesia le conviene que los pobres permanezcan pobres. Esto desconoce todo el trabajo que hace la Iglesia por la promoción humana de los pobres y para promover su dignidad».

El prelado afirma que se puede poner como ejemplo el inmenso trabajo que realizan los centros barriales luchando por la recuperando de la droga de tantos chicos y chicas:

«En cambio -añade el prelado- lo que está surgiendo en nuestra cultura y con mucha virulencia es la aporofobia (odio o rechazo al pobre), acusándolos de vagancia, de vivir de planes y de indolentes. De este modo se estigmatiza a los pobres atribuyéndoles a ellos toda la responsabilidad de su condición”.

De ahí que Monseñor Ojea lance un llamamiento «a estar junto a los pobres, para vivir la fraternidad, así como nos llama el Papa Francisco en Fratelli Tutti”.

El desafío de la defensa de la vida

Asimismo, en alusión al desafío de la defensa de la Vida, el Presidente del Episcopado Argentino recuerda en particular, un encuentro que tuvo con el Papa Francisco en el mes de enero, en el cual el Pontífice le encareció que transmitiera a sus hermanos, «la necesidad de buscar con creatividad los modos de explicar principalmente a los jóvenes y desde la ciencia lo que todo médico sabe acerca de la existencia de la vida en el momento de la concepción y lo que se estudia en el manual de embriología en nuestra facultad de medicina”.

“Seguimos pensando junto a gran parte de nuestro pueblo que no se trata de segar las fuentes de la vida, sino de agrandar la mesa para que todos puedan tener derecho a participar del banquete de la vida”; concluyó el prelado, indicando que es preciso «estimular a los laicos, especialmente a los profesionales de la ciencia y la cultura, para que puedan dar testimonio de estas verdades que pertenecen al orden natural”.