El médico forense, Pablo Lemir, manifestó que las personas asesinadas en Santaní fueron maniatadas para luego ser ejecutadas. Indicó que dos cuerpos ya fueron identificados y serán entregados a familiares, mientras que, el tercero aún mantendrá en depósito ya que se trata de un ciudadano brasileño.Según el forense del Ministerio Público, Pablo Lemir, el colono menonita, Helmut Ediger Friesen, de 74 años, fue ejecutado estando de rodillas con las manos atadas. El disparo fue con entrada hacia la nuca y a muy corta distancia.Rolando González Díaz, también se encontraba maniatado al momento de ser asesinado, pero a diferencia de las otras dos víctimas, fue muerto con arma blanca. El resultado de la autopsia reveló que el capataz del colono recibió una estocada en el tórax, con una profundidad de 10 centímetros con nivel al corazón. Está herida provocó una hemorragia que acabó con la vida del hombre. Además, presentaba dos cortes en el cuello, los cuales no tenían profundidad y golpes en el rostro.Mientras que el peón brasileño, cuya identidad aún no se confirma, de igual forma, se encontraba maniatado y de rodillas cuando recibió un disparo en la cabeza, que fue desde mediana a corta distancia. El balazo le produjo una muerte agónica, según los resultados.El cuerpo del ciudadano brasileño quedará depositado en la morgue hasta que se tenga la certeza de su identidad a través del envío de las huellas dactilares al Brasil.En la tarde del lunes fue reportado un secuestro en la zona de Santaní, en San Pedro. Pese al pago G. 2.000 millones que fueron entregados por los familiares del colono en concepto de rescate, horas más tarde, se confirmó que los tres hombres fueron asesinados.Más detalles en el video: