El secretario adjunto de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos, misionero Israel Arévalo, conversó con Vatican News sobre la Vida Consagrada, los desafíos presentes y futuros que deben afrontar.

Johan Pacheco – Vatican News

En la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor, la Iglesia también celebra la Jornada de la Vida Consagrada, dedicando momentos de oración y gratitud por la entrega generosa de tantos hombres y mujeres al servicio de Cristo y la Iglesia.

En las vísperas de la XXVI Jornada de la Vida Consagrada, Vatican News conversó con el padre Israel Arévalo, Misionero Vicentino -y Secretario Adjunto de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos (CLAR)- sobre la actualidad de la vida religiosa y el compromiso de la sinodalidad.   

Entrevista al secretario adjunto de la CLAR

En un mensaje publicado por la CLAR, manifiestan que “el proceso sinodal nos une en la escucha, la comunión, la participación y la misión para enriquecer a la Iglesia con nuestras virtudes y carismas y para mostrar al mundo nuestro testimonio alegre de entrega radical al Señor”.

En el sacerdote Vicentino, Israel Arévalo, dijo a Vatican News que este año de manera particular los religiosos en Latinoamérica viven esta jornada con procesos de formación, y recursos orantes “en sintonía con todo el Magisterio eclesial en relación con la vida consagrada”.

Y compartiendo la experiencia de las comunidades religiosas en este tiempo de pandemia, desde la CLAR consideran esta oportunidad apostólica y pastoral que han debido afrontar como “un gran desafío, pero a la vez también en una grande iluminación de lo que podría ser este trabajo de animación de la vida religiosa en América Latina”.

Por lo que aprovecharon los recursos virtuales para impartir formación, hacer evangelización, tener encuentros de oración y permanecer en comunicación para fortalecer la comunión entre las comunidades religiosas.

Entre las diversas actividades que realizaron destaca el Congreso Virtual Continental de la Vida Religiosa que se realizó del 13 al 15 de agosto de 2021, que reunió a más de 20.000 religiosos y religiosas de Latinoamérica y el Caribe.

Dice el padre Arévalo que la CLAR ve “un horizonte esperanzador” de cara a la post pandemia y los retos que se deberán asumir para fortalecer la Vida Consagrada y la misión de la Iglesia.

“Como cristianos anunciadores de la Buena Nueva y como religiosos acompañando las situaciones, incluso las más difíciles, vislumbramos un horizonte esperanzador. Y todas estas circunstancias que nos han hecho cambiar nuestro ritmo, replantear nuestras agendas, también afirman ese modo nuevo de ser Iglesia. Nuevo modo de ser consagrados. Nuevo modo de congregarnos. Nuevos modos de fortalecer la comunidad y de llevar el anuncio gozoso de la Resurrección”, dijo en la entrevista a Vatican News.

Los religiosos también participan activamente en la Asamblea Eclesial de Latinoamérica, explica el misionero que ellos están apoyando “en el ámbito de las parroquias y de las diócesis. Se han implicado y han ayudado a que este proceso tenga dinamismo, se realicen y no quede como documentos archivados”.

Este 2 de febrero el Papa Francisco celebra la Misa la Presentación del Señor en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, y durante la ceremonia dirigirá un mensaje todos los miembros de la Vida Consagrada.   

En la homilía de Misa de la Vida Consagrada del 2020 el Papa les decía: “La vida consagrada, si se conserva en el amor del Señor, ve la belleza. Ve que la pobreza no es un esfuerzo titánico, sino una libertad superior, que nos regala a Dios y a los demás como las verdaderas riquezas. Ve que la castidad no es una esterilidad austera, sino el camino para amar sin poseer. Ve que la obediencia no es disciplina, sino la victoria sobre nuestra anarquía, al estilo de Jesús”.