El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, instó el martes a todos los ciudadanos «aptos y mayores de edad» a enrolarse en las fuerzas armadas en un momento en que el conflicto en la región del Tigré se recrudece y se extiende a regiones vecinas del norte. “Es el momento de que todos los etíopes aptos y mayores de edad se unan a las fuerzas de defensa, las fuerzas especiales y las milicias y muestren su patriotismo”, dijo en un comunicado el jefe de gobierno, que decretó hace menos de dos meses un alto el fuego unilateral.
El conflicto del Tigré conoce desde fines de junio un espectacular giro.
La guerra se inició en noviembre de 2020, cuando Abiy Ahmed envió tropas al Tigré para derrocar al Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), el partido regional que dominó durante mucho tiempo la política nacional.
Abiy, premio Nobel de la Paz 2019, justificó la intervención como respuesta a los ataques del TPLF a los campamentos del ejército, y proclamó la victoria a fines de noviembre tras la toma de la capital regional Mekele.
Pero el conflicto se prolongó, dando un giro en junio, cuando los rebeldes retomaron Mekele, y obligaron al ejército etíope a retirarse y declarar un alto el fuego unilateral.
El primer ministro etíope Abiy Ahmed (centro) en Jimma, Etiopía, el 16 de junio de 2021© AFP/Archivos Marco Longari
Desde entonces, el movimiento rebelde controla la mayor parte de Tigré y ha llevado a cabo ofensivas armadas en las regiones vecinas, Afar en el este y Amhara en el sur.
La semana pasada se apoderaron de la ciudad Amhara de Lalibela, que alberga iglesias declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
En su declaración, la oficina del primer ministro anuncia que ahora las fuerzas de seguridad “tienen instrucciones de poner fin de una vez por todas a la destrucción llevada a cabo por la organización traidora y terrorista del TPLF y a las maquinaciones extranjeras”.
Civiles muertos en Afar
El martes, un funcionario de un hospital de Afar informó de que al menos 12 personas murieron y decenas resultaron heridas el 5 de agosto en un ataque contra civiles en la localidad de Galicoma.
“Doce cadáveres han llegado al hospital”, dijo a la AFP el doctor Abubeker Mahammud, director del hospital de referencia de la ciudad de Dubti, adonde fueron llevadas las víctimas.
Según el médico, los supervivientes afirmaron que habían sido atacados por combatientes del TPLF.
Un miembro de las fuerzas especialies Afar, el 9 de diciembre de 2020 en el pueblo de Bisober, en Etiopía© AFP/Archivos Eduardo Soteras
Funcionarios del gobierno regional de Afar han mencionado un balance de al menos 200 muertos en Galicoma, que no ha podido verificarse de forma independiente.
Ayish Yasin, jefe de la oficina para las mujeres y los niños en el gobierno regional, declaró a la AFP que “se han encontrado 200 cuerpos de civiles (…) y más de 48 siguen desaparecidos”. “De los 200 cuerpos, 107 son niños”, añadió.
Los nueve meses de conflicto han dejado miles de muertos y decenas de miles de desplazados en la región, donde la situación humanitaria es desastrosa. Según la ONU, los combates han llevado a 400.000 personas a la hambruna.
Los civiles de esas regiones “se encuentran cada vez más cerca de la hambruna como consecuencia del conflicto”, declaró este lunes Michael Dunford, director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para Tigré, en un comunicado en el que destaca que el número total de personas que enfrentan una situación de “emergencia alimenticia” en estas regiones es de unas 300.000.