El primer Cardenal paraguayo, Adalberto Martínez Flores, concluyó su agenda oficial en Roma con una Santa Misa presidida por el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro con los nuevos purpurados y el colegio Cardenalicio. «No termina de asombrarnos la insondable decisión divina de evangelizar el mundo a partir de ese insignificante grupo de discípulos, que como advierte el evangelista todavía dudaban”, señaló el Santo Padre en su homilía.

S. E. R. Adalberto Martínez retorna a primeras horas de mañana a nuestro país y se preparan varias actividades oficiales, culturales y religiosas para recibir al primer Cardenal paraguayo.