El presidente del principal partido de la coalición conservadora en el poder en Polonia, Jaroslaw Kaczynski, anunció el sábado que retirarán una medida disciplinaria de su polémica reforma de la justicia, algo que reclamaba la UE. “Suprimiremos la Cámara de Disciplina en la forma que tiene actualmente, por lo que desaparece el objeto de litigio”, declaró el presidente de Ley y Justicia (PiS), y viceprimer ministro encargado de la seguridad nacional, en una entrevista para la agencia de noticias polaca PAP.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ordenó el 14 de julio a Polonia el cese inmediato de las actividades de esta cámara disciplinaria de su Corte Suprema, una institución que entró en funcionamiento en febrero en el marco de su reforma del sistema de justicia.
La Cámara de Disciplina se encarga de vigilar a los jueces, y puede quitarles su inmunidad para que se enfrenten a cargos penales o reducir sus sueldos.
El TJUE consideró que esta cámara no daba “todas las garantías de imparcialidad y de independencia” y que “no estaba protegida de influencias directas o indirectas del poder legislativo y ejecutivo”.
La Comisión Europea dio a Varsovia hasta el 16 de agosto para que se comprometa a respetar las decisiones del TJUE, bajo la amenaza de sanciones financieras.
“Esto no significa que la Cámara desaparezca, (…) pero será un cuerpo completamente diferente”, afirmó Kaczynski.
Esta decisión, sin embargo, podría ser obstruida por Zbigniew Ziobro, ministro de Justicia, autor de la reforma y presidente de uno de los tres partidos de la coalición en el poder.
Ziobro declaró el viernes que se negaba “categóricamente a ceder a los chantajes ilícitos” de la UE.
La UE y Polonia tienen una tensa relación desde hace años por las reformas adoptadas por el gobierno nacionalista conservador del partido Ley y Justicia (PiS).