(ANSA) – Los diputados del chavismo (oficialistas) y de la oposición, volvieron a verse las caras en una larga y acalorada sesión en la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, y que marca una nueva dinámica en el conflicto político venezolano.

Tras haber dejado de asistir a las sesiones ordinarias en 2016 y de acudir al ejercicio parlamentario en 2017, los legisladores del autodenominado «Bloque de la Patria» dejaron claro que su regreso corresponde a la labor de «generar mecanismos de diálogo para re-institucionalizar» al país. Mientras que los diputados de la Unidad Democrática, centraron el debate en el «reconocimiento implícito» que con la reincorporación hace el chavismo al Parlamento, «única institución legitima» de Venezuela «que cuenta con la aprobación de la comunidad internacional».