Esta mañana tuvo lugar en el Palacio Apostólico del Vaticano una audiencia privada en donde el Papa Francisco se reunió con 200 obispos ordenados en el último año. Se trató de una reunión informal en el que abordaron principalmente la importancia de servir a los pobres.

La reunión se realizó de manera privada para que el Papa pueda interactuar mejor con los nuevos Obispos, allí enfatizó en la cercanía que deben tener con los más vulnerables. Escucharon testimonios, sugerencias y compartieron el ánimo de aprender y servir. Los prelados participaron del curso de formación realizado en el Ateneo Regina Apostolorum, Roma.