El Papa Francisco rezó por las poblaciones en Centroamérica golpeadas por el huracán Eta que causó víctimas y empeoró la difícil situación provocada por el COVID-19.

Después de dirigir la oración mariana ante los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Pontífice indicó una bandera (de Honduras) y dijo “veo allí una bandera, que me hace pensar en las poblaciones de América Central, azotadas en los últimos días por un violento huracán, que provocó numerosas víctimas y enormes daños, agravados también por la ya difícil situación de la pandemia”.

Por ello, el Santo Padre rezó para que “el Señor reciba a los difuntos, consuele a sus familias y apoye a los más afectados, así como a todos los que están haciendo todo lo posible por ayudarlos”.

Los países de Centroamérica más afectados por el Huracán Eta son Nicaragua y Honduras.

El huracán llegó el martes 3 de noviembre a Centroamérica y luego se degradó a una tormenta tropical, sin embargo, a su paso dejó severas inundaciones, lluvias y derrumbes de viviendas e infraestructura.

Hasta el 5 de noviembre, tras su ingreso a Honduras desde Nicaragua, se contabilizaron al menos 24 fallecidos. Además, hay personas desaparecidas, miles de afectados, así como casas, vías y cultivos arrasados.

Aunque el huracán se debilitó a categoría 3 en Nicaragua “hay alrededor de 35.000 personas en los albergues organizados en los templos por las Iglesias”, según explica un reporte de Catholic Relief Services (CRS) enviado a ACI Prensa, que explica que a medida que el huracán “avanza hacia el centro del país, donde hay montañas, los deslizamientos de tierra y las inundaciones de los ríos se vuelven más preocupantes”.

Según CRS, “las mayores necesidades de la población afectada serán agua y alimentos”. “Con las grandes inundaciones que generará el huracán, las fuentes de agua potable se verán contaminadas y los cultivos de subsistencia de los que se alimentan, quedarán arrasados, empujando a la población a la inseguridad alimentaria”, señala el reporte.

En Honduras, la tormenta ha afectado al norte del país. El desbordamiento de ríos ha causado inundaciones, destrucción de puentes y bloqueos de carreteras. La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios estima que más de 57.920 personas se encuentran en refugios.
Fuente: aciprensa.com