Panamá pedirá la extradición por presunta corrupción de los hijos del expresidente panameño Ricardo Martinelli, actualmente detenidos en una cárcel de Guatemala a la espera de ser extraditados también a Estados Unidos, que los reclama por la trama de Odebrecht. “Recibimos la notificación de la jueza solicitando la detención preventiva con miras a una extradición (de los hermanos Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Linares) y nosotros vamos a proceder a darle curso a esa solicitud”, dijo el martes al canal Telemetro la canciller panameña Erika Mouynes.
La solicitud de extradición fue planteada por la jueza Baloisa Marquínez, dentro de un proceso judicial en Panamá por un megaescándalo de corrupción conocido como “Blue Apple”.
Los hijos de Martinelli están presos desde el 6 de julio de 2020 en Guatemala. Ambos son requeridos por la justicia estadounidense, que los acusa de blanqueo de capitales relacionado al caso de pagos de sobornos a cambio de obras públicas hechos por Odebrecht.
Un juzgado penal guatemalteco autorizó el 26 de mayo la extradición a Estados Unidos de Luis Enrique y está pendiente la decisión judicial contra su hermano, Ricardo Alberto.
En el caso “Blue Apple”, proceso que data de 2017, se investiga un presunto blanqueo de capitales, corrupción y asociación ilícita para delinquir, a cargo de una red que solicitaba coimas a contratistas a cambio de licitaciones durante el gobierno de Martinelli (2009-2014).
Según la fiscalía, los acusados, entre los que están los hermanos Martinelli, crearon empresas de fachada para recibir dinero proveniente de los sobornos en 2011 y 2012. Las coimas, de hasta 10% del valor del proyecto, se depositaban en una sociedad anónima denominada Blue Apple Service.
En esta foto del 21 de julio de 2021, el expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014) llega a un tribunal en Ciudad de Panamá, para participar del juicio que se le sigue por presuntas escuchas telefónicas ilegales a políticos y dirigentes sindicales durante su mandato© AFP/Archivos STR
La fiscalía acusa a los involucrados por blanquear 82 millones de dólares, de los cuales las autoridades han recuperado 32 millones mediante acuerdos de colaboración.
Los hermanos Martinelli también están acusados por la fiscalía de cobrar sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.
En la actualidad el expresidente Martinelli está siendo juzgado por presunto espionaje de opositores sin permiso judicial durante su gobierno.
El exmandatario también ha sido mencionado en múltiples casos de corrupción durante su administración, de la que una docena de sus ministros han estado detenidos.