La Conferencia Episcopal de Perú advierte sobre la inestabilidad política del país, y reprocha la destrucción del muro del Conjunto Monumental San Francisco en Lima.

Johan Pacheco – Vatican News

Los Obispos de Perú se han pronunciado ante la aparente inestabilidad política que enfrenta el país, sometida además por una crisis ética y moral, en medio de la situación pandémica.

“Es urgente que las autoridades del más alto nivel de nuestra Patria asuman seriamente sus compromisos y responsabilidades en la búsqueda de la estabilidad política, democrática y del bien común y no de intereses particulares ni ideológicos”, dicen los obispos en un comunicado.

Advierten además de la urgente necesidad “de la buena política y la participación de la ciudadanía para la vigilancia ética de sus autoridades y que estas respondan con altura y profesionalismo al mandato de los electores que depositaron en ellas su confianza y su esperanza. Los ciudadanos exigen respeto a la institucionalidad y legitimidad política para poder ser gobernados”.

Por ello los prelados exhortan a las autoridades a “dar señales claras de gobernabilidad”. Y reiteran su propuesta de “trabajar todos juntos para la transformación de la sociedad peruana encaminando nuestros esfuerzos y voluntades en la rehabilitación de la política, la economía, la actividad laboral de todos los actores sociales”.

Muro del convento San Francisco destruido

Muro del convento San Francisco destruido

Municipalidad de Lima destruyó muro Conjunto Monumental San Francisco

En evidencia de la grave situación moral, e irrespeto a la institución eclesial, el Episcopado de igual manera lamenta «la actitud violenta, desproporcionada, y prepotente con la que la Municipalidad de Lima» irrumpió y destruyó el cerco perimétrico de 145 metros que protegía al Conjunto Monumental San Francisco, en Lima.

El comunicado leído en conferencia de prensa por monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, arzobispo de Trujillo, y presidente de la Conferencia Episcopal de Perú, manifiesta: “el respeto interinstitucional es fundamental en la solución de conflictos dentro de un estado de Derecho. Este principio ha sido pisoteado y vulnerado”.

Menciona también el comunicado el «acuerdo» suscrito entre la Santa Sede y la República de Perú, en 1980, que establece: “la Iglesia católica en el Perú continúa gozando de la personería jurídica de carácter público, con plena capacidad y libertad para la adquisición y disposición de bienes”.

Finalmente, los obispos imploran a Dios que ilumine las acciones de las autoridades para construir un Perú con respeto a todas las personas e instituciones. 

Conferencia de prensa de Mons. Miguel Cabrejos