El Administrador diocesano de Iquitos en Perú advierte de los pobres recursos con los que cuenta la región de Loreto, situada al norte del país, para enfrentar la segunda ola de coronavirus: una nueva cepa brasilera proveniente de Manaos que se extiende con mucha rapidez.

Ciudad del Vaticano
“No estamos preparados, no tenemos suficiente oxígeno, suficientes ventiladores, suficientes médicos, suficiente personal de salud, tristemente es la realidad que existe aquí en esta parte de la Amazonia peruana, no nos hemos preparado a ningún nivel”. Son las declaraciones del Padre Miguel Fuertes Prieto, Administrador diocesano de Iquitos, para Vatican News.

Iquitos, la capital de la región de Loreto (al norte del Perú) situada en la Amazonía peruana enfrenta la segunda ola de covid-19 con una variante mucho más fuerte, la cepa brasileña, que ha dejado ya 108 fallecidos en lo que va de 2021, 250 personas hospitalizadas y 36 en UCI.
Cuatro plantas de oxígeno para una entera ciudad
El año pasado la Iglesia de Iquitos hizo una colecta con una grandísima colaboración y participación del pueblo con la cual se compraron cuatro plantas de oxígeno. Tres de ellas fueron entregadas al Hospital Regional de la ciudad de Iquitos y una al Hospital de la ciudad de Nauta.
El Administrador diocesano de Iquitos denuncia el mal uso y mantenimiento que se le están dando a estas plantas: “El ministerio de salud es el responsable junto con los hospitales de darle el mantenimiento y el funcionamiento, no le han dado mucho mantenimiento, esto es la triste realidad y en estos momentos una de las plantas no funciona y están esperando a que mañana llegue el ingeniero para que lo arregle. Pero así con todo, no es suficiente oxígeno para la cantidad de personas contagiadas que tenemos en este momento en la ciudad, por lo que volvemos a estar necesitados y la gente está buscando oxígeno desesperadamente”.

Escucha al Administrador diocesano de Iquitos

El conoravirus no excluye a ninguno  
Monseñor Prieto además explica que hay una diferencia de las personas que se contagian con respecto al año pasado: “el año pasado principalmente fueron las personas que no tienen sueldo y que viven del día día, no pudieron quedarse en casa y por tanto se contagiaron, se enfermaron y murieron cantidad de personas. Este año la mayor parte de los contagiados son asegurados, es decir, personas que tienen un sueldo, que en un principio el año pasado se cuidaron y no salieron de casa pero este año quizás no se cuidaron tanto, o han tenido que trabajar, etc”.

Escucha al Administrador diocesano de Iquitos

En marcha un quinta planta de oxigeno de una petrolera
El prelado informa que “se está buscando traer desde el río una planta de oxígeno, de una de las petroleras y crear un corredor de oxígeno con trompeteros” para intentar paliar un poco esta necesidad. Además, insiste en el respeto de las normas de higiene y pide a la población que “no se auto-mediquen” “porque – dice – parece que ha sido uno de los grandes problemas que habido aquí, la automedicación y cuando se acude al hospital es ya casi demasiado tarde”. A pesar de todo, expresa que tienen esperanza en poder afrontar esta situación.

Escucha al Administrador diocesano de Iquitos