Los obispos de los Vicariatos de la Amazonía peruana, Jaén, Puerto Maldonado, San José del Amazonas, San Ramón, Yurimaguas, Requena, Pucallpa e Iquitos, han decidido crear un seminario inter vicarial que comenzará sus actividades este año. Se trata de una iniciativa que responde a la importancia de la formación de futuros sacerdotes, retomada en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, celebrada del 21 al 28 de noviembre del año pasado

Vatican News

Tal como informa Prensa Celam, la formación de los futuros presbíteros es un tema presente en la reflexión de la Iglesia de América Latina y el Caribe en los últimos años. Fue un debate presente en el Sínodo para la Amazonía, que ha sido retomado en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, celebrada del 21 al 28 del pasado mes de noviembre.

Fruto de las conclusiones del Sínodo para la Amazonía

Movidos por las conclusiones del Sínodo para la Amazonía, recogidas en el documento final y en la exhortación postsinodal Querida Amazonía, los obispos de los Vicariatos de la Amazonía peruana, Jaén, Puerto Maldonado, San José del Amazonas, San Ramón, Yurimaguas, Requena, Pucallpa e Iquitos, han decidido crear un seminario inter vicarial que debe comenzar sus actividades en 2022.

Con el documento final del Sínodo

El documento final del Sínodo, en su número 107, afirma que “la formación para el ministerio ordenado debe ser una escuela comunitaria de fraternidad, experiencial, pastoral y doctrinal, en contacto con la realidad de las personas, en armonía con la cultura y la religiosidad locales, próxima a los pobres”.  Al mismo tiempo insiste, en el número 108:

“Con vistas a ofrecer a los futuros presbíteros de las Iglesias en la Amazonía una formación con rostro amazónico, inserta y adaptada en la realidad, contextualizada y capaz de responder a los numerosos desafíos pastorales y misioneros, proponemos un plan de formación en línea con los desafíos de las Iglesias locales y la realidad de la Amazonía”

Una formación que no se distancie del contenido vital de las personas y su cultura

Por esta razón, continúa el texto, “los centros de formación a la vida presbiteral y consagrada deben insertarse, preferencialmente, en la realidad amazónica con vistas a favorecer el contacto del joven amazónico en formación con su realidad, mientras se prepara para su futura misión, garantizando así que el proceso de formación no se distancie del contenido vital de las personas y su cultura, como también ofreciendo a otros jóvenes no amazónicos la oportunidad de formar parte de su formación en la Amazonía, fomentando así las vocaciones misioneras”, un elemento que se quiere hacer realidad con la creación del nuevo seminario de los vicariatos de la Amazonía peruana.

Diálogo con las culturas amazónicas

Por su parte, se recuerda que Querida Amazonía llama a “revisar a fondo la estructura y el contenido tanto de la formación inicial como de la formación permanente de los presbíteros, para que adquieran las actitudes y capacidades que requiere el diálogo con las culturas amazónicas”.

“Esta formación debe ser eminentemente pastoral y favorecer el desarrollo de la misericordia sacerdotal”

Pasos que se están dando

Todas estas cuestiones han estado presentes en la reunión de tres días en Huacho, con la participación de monseñor David Martínez de Aguirre Guinea, obispo del Vicariato de Puerto Maldonado, monseñor Alfredo Vizcarra, obispo del Vicariato de Jaén, monseñor José Javier Travieso Martín, obispo del Vicariato de San José del Amazonas, monseñor Gerardo Zerdin, obispo del Vicariato de San Ramón, y monseñor Miguel Ángel Cadenas, obispo del Vicariato de Iquitos, contando con la participación virtual de monseñor Augusto Martín Quijano Rodríguez, obispo del Vicariato de Pucallpa, quien recientemente ha dado positivo de Covid-19.

Unir fuerzas y buscar objetivos comunes

En diferentes vicariatos ya existen seminarios desde hace años, lo que se pretende con este nuevo seminario, como señalan los obispos, es unir fuerzas y buscar objetivos comunes que ayuden en el camino para hacer realidad una Iglesia con rostro amazónico, que responda a los desafíos de la Iglesia y de los pueblos de la región amazónica.