El 21 de mayo se inauguró en el monasterio de Fahr el primer jardín «Laudato sì’ de la Suiza alemana. La idea surgió de la novata Judith Samson. Gracias a ella, los visitantes pueden ahora no solo disfrutar del hermoso jardín con sus hierbas aromáticas y flores, sino también aprender un poco más sobre la encíclica «Laudato si'» del Papa Francisco.

Stefanie Stahlhofen – Ciudad del Vaticano

La novicia Judith Samson, que también es embajadora de la «Laudato sì», explica a Radio Vaticano cómo las monjas benedictinas del monasterio intentan vivir de forma sostenible. Cada un de nosotros también puede marcar la diferencia.

Judith Samson, de 43 años, nacida en Münsterland (Alemania), es novicia en el monasterio de Fahr (Suiza) desde hace poco más de un año. El monasterio de monjas benedictinas se encuentra cerca de Zúrich. Allí, debido a la pandemia, la joven tuvo que someterse a una cuarentena. Y fue entonces -explica en nuestra entrevista- cuando nació la idea de transformar el popular jardín del monasterio, abierto al público de forma gratuita, en un jardín «Laudato sì».

Jardín del preboste, jardín educativo, jardín «Laudato sì»

Judith Samson: El Papa Francisco publicó hace seis años la encíclica «Laudato sì», en la que nos pedía urgentemente a cada uno de nosotros que pasáramos a la acción. El jardín es muy importante para los benedictinos aquí como para los benedictinos en general. Siempre ha sido importante: primero como jardín del preboste, luego como jardín educativo -hasta 2013 hubo una escuela de agricultores-. Para la Hermana Beatrice, la sostenibilidad siempre ha sido un factor muy importante, protegiendo las variedades autóctonas y los insectos, creando pastos… Estamos en un oasis turístico en el valle del Limmat y la gente viene en gran número, especialmente los fines de semana. Hay gente de todas las edades: parejas, familias, solteros.

Abeja y flor

Abeja y flor

Cuando empecé mi noviciado, estábamos en medio de la pandemia del covid-19. Así que tuve que hacer la cuarentena y mi habitación daba justo al jardín. Vi las multitudes que iban allí y entonces pensé, o más bien el Espíritu Santo me habló: este es el lugar perfecto para llevar el mensaje del Papa Francisco a la gente.

“Este es el lugar perfecto para llevar el mensaje del Papa Francisco a la gente.”

La novicia Judith Samson en el jardín

La novicia Judith Samson en el jardín «Laudato sì» del monasterio de Fahr

Radio Vaticano: ¿Cómo se ha planteado entonces esta idea?

Judith Samson: Yo ya era embajadora de «Laudato sì», es decir, fui formada por el Movimiento Católico Mundial por el Clima. Ofrecen una formación en profundidad que permite profundizar en el conocimiento de la encíclica a todos aquellos que quieran comprometerse especialmente en la difusión del texto, para que puedan actuar como multiplicadores en su propio entorno y con los medios de que disponen. Obviamente, uno se compromete a rezar, pero también a realizar acciones para el cuidado y la conservación de la creación.

Volver a estar en contacto con el Creador de forma concreta

Y usted tuvo una idea para una acción concreta: transformar el jardín del monasterio de Fahr en un jardín «Laudato sì». ¿Cómo lo ha hecho en concreto?

Judith Samson: Sugerí a la priora y a la comunidad que pusiéramos citas de la encíclica en varios lugares del jardín, para que la gente tuviera la oportunidad no sólo de admirar la naturaleza, sino también de volver a ponerse en contacto con el Creador. Todo el mundo pensó que era una buena idea, así que empezamos a actuar.

 Citas del Papa Francisco y versos de la poeta y monja Silja Walter

Citas del Papa Francisco y versos de la poeta y monja Silja Walter

Había una poetisa muy conocida en nuestro convento, Silja Walter, que vivía aquí con el nombre de Sor María Hedwig. Se sentía muy inspirada por la creación que la rodeaba en este entorno. Sus versos y pensamientos encajan increíblemente bien con «Laudato sì». Así que la priora pensó que sería una buena idea ver si había alguna cita de Silja Walter que coincidiera con las del Papa Francisco. Y así se nos ocurrió la idea de «poner en diálogo la encíclica del Papa Francisco» con los versos de Silja Walter.

¿Podría darnos un ejemplo concreto de ese diálogo entre la poetisa y la encíclica? ¿Recuerda algún verso o tema en el que Silja Walter haya tenido pensamientos similares a los del Papa Francisco en «Laudato sì»?

Judith Samson: Bueno, en aquella época, en los años setenta, la protección del medio ambiente y la preservación de la creación ya era un tema importante. Has escrito mucho sobre esto. Por ejemplo, para «Fastenopfer», una gran organización de ayuda internacional aquí en Suiza. que encargó a Silja Walter que escribiera una canción para promover el contacto con las iglesias y los socios internacionales, también en los países en desarrollo, y al mismo tiempo promover la protección de la creación. Escribió una canción que decía: «Gott gib, dass die Lauen, Lahmen, die wir doch Salz der Erde heißen, diese Welt dem Zerfall entreißen», es decir, «Que Dios nos conceda a nosotros, que somos tibios y cojos, a pesar de que deberíamos ser la sal de la tierra, poder salvar a este mundo de la decadencia».

Esto, por ejemplo, lo encuentro muy en sintonía con la preocupación que hay en el corazón del Papa Francisco hoy.

Visitantes en el jardín

Visitantes en el jardín «Laudato sì» del monasterio de Fahr

¿Cuáles son las reacciones de los visitantes, cómo se recibe el proyecto?

Judith Samson: Todavía es un proyecto muy nuevo. Inauguramos el jardín el viernes anterior a Pentecostés, durante la semana de la «Laudato sì», que terminó deliberadamente con el evento de Pentecostés, para que el Espíritu Santo pueda seguir trabajando e inspirándonos. Hasta ahora hemos visto que la gente está muy interesada en leer los mensajes. Y los hermanos de Einsiedeln -somos, al fin y al cabo, el último monasterio doble que queda- ya han hecho comentarios positivos.

Las hermanas benedictinas de Fahr apoyan un proyecto en Filipinas

Acaba de decir que con el fin del año de la «Laudato sì» y la semana de la «Laudato sì», por supuesto que no todo ha terminado. La idea del Papa Francisco desarrollada en «Laudato sì» debe ser continuada y debemos seguir implementando activamente este texto. Para ello, el Vaticano ha lanzado recientemente una nueva plataforma de acción en Internet. ¿Tiene ya alguna idea sobre cómo contribuir?

Judith Samson: Ya estamos en el camino, por ejemplo, nos comprometemos con el grito de la tierra, o con la protección de la biodiversidad. En el jardín plantamos conscientemente hierbas autóctonas y plantas útiles, como las medicinales, no hay plantas exóticas. Hemos alquilado nuestra granja y la estamos convirtiendo a criterios de agricultura ecológica. Hemos impreso los textos del jardín ‘Laudato sì’ en tarjetas postales, que vendemos en nuestra tienda del monasterio. La mayor parte de la recaudación se destina a apoyar un proyecto de «Fastenopfer» para la reforestación de manglares en Filipinas, que son especialmente importantes para el sustento de las familias de pescadores locales.

Abejas y flores

Abejas y flores

“Como monjas benedictinas tenemos en general un estilo de vida sostenible: las 20 monjas del convento compartimos un coche.”

Las 20 monjas del convento compartimos un coche, reciclamos todo lo posible, clasificamos nuestros residuos, también hacemos mucho «upcycling» (reutilización de materiales de desecho – ndr) con ideas creativas y, en general, intentamos reducir nuestros residuos al máximo. La leche, por ejemplo, se entrega fresca de un agricultor local. También intentamos comer según la temporada: prácticamente sólo comemos fruta de nuestro propio huerto y quizá compramos una manzana de vez en cuando. Algunas de las verduras que comemos también proceden del huerto «Laudato sì», al igual que las hierbas.

“A partir de finales de junio, habrá visitas al jardín «Laudato sì» sobre los temas de la espiritualidad y la creación.”

Por supuesto, como mujeres benedictinas, la espiritualidad ecológica es uno de nuestros temas centrales. Hemos incluido la protección de la creación desde 2020, por ejemplo, en el Tiempo de la Creación en octubre, en la Liturgia de las Horas, en las celebraciones eucarísticas. A partir de finales de junio habrá visitas guiadas al jardín «Laudato sì» sobre los temas de la espiritualidad y la creación, y nos hemos adherido a la red de comunidades contemplativas para el cuidado de la creación.

Planta en honor a María/Cristo (corona de Cristo) . Las manchas blancas son un símbolo de la leche que María dio a Jesús.

Planta en honor a María/Cristo (corona de Cristo) . Las manchas blancas son un símbolo de la leche que María dio a Jesús.

Lo que cada uno de nosotros puede hacer para proteger el medio ambiente

¿Qué puede hacer la gente corriente en su vida cotidiana para vivir de forma más consciente y sostenible? ¿Tiene algún consejo concreto?

Judith Samson: Lo que me gusta especialmente de la encíclica es lo que dice el Papa, también en referencia a Teresa de Lisieux, sobre los pequeños pasos: cada uno puede hacer algo en su entorno. Dice que simplemente debemos ser cuidadosos y estar abiertos. Por ejemplo, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos. Si reciclamos algo, o si bajamos un poco la calefacción, por ejemplo, y en su lugar nos abrigamos un poco más, si ahorramos agua conscientemente… Todas estas cosas ayudan. Son cosas pequeñas para nosotros, pero en general marcan la diferencia. O si nos preocupamos de comprar de forma sostenible a los productores regionales, tal vez en el mercado, tal vez uno u otro producto de comercio justo – por supuesto, según nuestras posibilidades.

“Muchas cosas pequeñas crean el cambio.”

Creo que muchas cosas pequeñas crean un cambio en la conciencia, luego se vuelve gradualmente más y más automático. Si vivimos nuestra vida con una mente despierta, veremos dónde podemos hacer más, sin tener que presionarnos. En mi opinión, basta con tomar conciencia de la situación, empezar por las pequeñas cosas y luego permanecer abiertos, porque las cosas que podemos hacer vendrán luego por sí solas, estoy convencida de ello.

Entrada al jardín

Entrada al jardín

Horarios y visitas guiadas en el Jardín de la Laudato si’ del Monasterio de Fahr

El jardín Laudato sì del monasterio de Fahr, cerca de Zúrich, está abierto al público desde las 8.30 hasta las 17.30 horas aproximadamente. La entrada es gratuita. El monasterio de Fahr ofrece visitas guiadas al jardín con la hermana Beatrice Beerli y, desde finales de junio, también visitas guiadas sobre espiritualidad y creación con la novicia Judith Samson.  Grupos de un máximo de 14 personas, tarifa de 150 CHF. Inscripción 043 455 10 40 (de lunes a jueves) o info@kloster-fahr.ch.

Las entradas con la citaciones se pueden adquirirseero  en la tienda del monasterio. La recaudación se donará a Fastenopfer para apoyar un proyecto de reforestación de manglares en Filipinas.

Para más información, visite el sitio web del monasterio de Fahr (en alemán): https://www.kloster-fahr.ch/?page_id=21136

El vídeo sobre el Jardín «Laudato sì» fue producido por kath.ch