A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: “Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la Verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: ´Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes´”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO

El anuncio de la resurrección de Jesucristo generó conflictos para los evangelizadores no sólo en el medio ambiente judío, sino también entre los griegos, como vemos en el caso de esta predicación pronunciada en el Areópago de Atenas, el centro de la cultura griega.

Los misioneros no van a tergiversar su mensaje para evitar el conflicto o para caer bien: en todas partes anuncian a Jesucristo resucitado.