En el marco de la inminente celebración de los doscientos años de la Independencia Nacional, que se conmemorará el próximo 27 de septiembre, la Iglesia del Estado de Michoacán lanza un comunicado en el que reafirma su compromiso en la construcción de la paz, a la vez que pide a las autoridades del poder y a los ciudadanos ser parte de este proceso renunciando a la violencia.

Ciudad del vaticano

A través de un mensaje escrito, la Iglesia de Michoacán (uno de los Estados de México) se dirige a todos los fieles católicos y a las mujeres y hombres de buena voluntad, ante la inminente celebración de los doscientos años de la Independencia Nacional, que se conmemorará el próximo 27 de septiembre.

«Esta efeméride nos permite recordar que después de una década de guerra fue posible, mediante el diálogo, las negociaciones y casi sin derramar sangre, dar un paso sustantivo en el camino de la paz en nuestra Patria», escriben los prelados en el comunicado, subrayando que la memoria de la consumación de la independencia se convierte para el pueblo en una profecía.

“Nuestros pueblos anhelan la paz ¡Cuán lejos estamos de ella! Recordar que es posible construir la paz sin violencia nos estimula a redoblar nuestros esfuerzos para construirla transitando caminos de reconciliación, de justicia y de amistad social en nuestras comunidades”

Haciendo alusión a las palabras del Papa Francisco que, inspiradas en el ejemplo de Jesús, nos invitan a romper con creatividad el círculo vicioso y destructivo de la violencia, los prelados expresan:

“Las violencias se manifiestan en todas las diócesis de maneras diversas. Morelia, Uruapan, Zamora y Jacona se encuentran entre los 50 municipios más violentos de México. En Tierra Caliente, especialmente las poblaciones de Aguililla, Coacolmán y ahora Tepalcatepec sufren la dominación y las disputas territoriales de grupos armados; la violencia familiar se ha incrementado durante la pandemia de covid-19; las violencias estructurales económicas y las desigualdades han afectado a los más pobres”

Día Internacional de la Paz

Ante todas estas situaciones la Iglesia de Michoacán manifiesta su precoupación y su enorme dolor ante tanto sufrimiento, así como su solidaridad real, oración permanente y su voz profética, poniéndose al servicio de la reconciliación.

Asimismo, teniendo en cuenta que el próximo día 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz, los mitrados recuerdan que esta «es un don de Dios y tenemos plena confianza en que en su misericordia escucha nuestra súplica».

Por ello -puntualizan en el mensaje- convocamos para el domingo 26 de septiembre una Jornada de Oración en todas las misas de todas las iglesias de Michoacán por la paz en nuestro Estado, centrando nuestra atención en la invitación que nos hace el Señor, a buscar en el camino de la construcción de la paz, más lo que nos une que lo que nos separa, pues «todo aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor». (Mc 9,40).

Ser constructores de fraternidad

En este contexto, los obispos piden a las nuevas autoridades municipales «que estén cerca de sus ciudadanos como constructores de fraternidad» y a las nuevas autoridades estatales «que en cuanto tomen posesión diseñen estrategias de seguridad humana que realmente tengan efectos positivos a corto y mediano plazo».

Igualmente, a quienes practican la violencia, los mitrados solicitan «que abandonen los medios violentos para lograr sus metas», ya que «nunca será justificable la muerte, ni los ataques a inocentes… Todavía pueden cambiar si quieren, ¡arrepiéntanse y cambien de vida!», añaden. 

Finalmente, la Iglesia lanza un mensaje a todos los ciudadanos michoacanos: «Los animamos a actuar con solidaridad, justicia y esperanza en la construcción de una sociedad responsable y armoniosa. Reconocemos a todos aquellos que trabajan todos los días por nuestro estado y unamos nuestros esfuerzos por la paz».


21 septiembre 2021, 13:56