El día del Catequista se celebra cada 21 de agosto

Me dirijo a los catequistas porque el día del catequista coincide con la memoria de San Pio X, Papa que ha vivido hace unos 100 años y que facilitó la posibilidad de comulgar frecuentemente en la Santa Misa, sobre todo de los niños.

San Pio X fue catequista y evangelizador. El nuevo directorio para la catequesis nos recuerda que el catequista transmite su mensaje especialmente a través del testimonio, muchas veces, el catequista cuenta con el apoyo de la familia y del entorno, pero en otras ocasiones no. Se valora el gesto del catequista porque es bastante sacrificado, muchas veces debe hacer de papá, de mamá y además, con su testimonio, debe transmitir el mensaje de Jesús.

El catequista tiene la misión de iniciar en la vida parroquial al Pueblo de Dios, agradecemos a todos los catequistas por ese trabajo pastoral que hacen y que les bendiga el Señor.

Parte del mensaje emitido por Monseñor Guillermo Steclking, Obispo de Ciudad del Este y Responsable de Catequesis de la Conferencia Episcopal Paraguaya, a través de un video publicado por la Oficina de Prensa de Ciudad del Este.

 

El catequista y San Pío X

Como cada 21 de agosto, la Iglesia celebra la fiesta en honor San Pío X, fecha por la que además se instauró el día del catequista.

La celebración del día del catequista fue instaurada en concordancia con la fiesta patronal en honor a San Pío X, por cuanto el santo fue quien decretó el permiso para que los niños se acerquen a comulgar desde que comprendan quién está en la Hostia Consagrada y animó a los fieles a recibirla todos los días.

Pío X, Papa

Su nombre era José Sarto y nació en Riese, poblado de Venecia, Italia, en 1835. Siendo niño sufrió la pérdida de su padre y quiso dejar los estudios para ayudar a su madre, pero ella se lo impidió. Estudió en el seminario, se ordenó y fue nombrado vicepárroco, párroco, canónigo, obispo de Mantua y cardenal de Venecia. Al morir el papa León XIII fue designado como su sucesor y tomó el nombre de Pío X.

En su pontificado redactó y aprobó decretos sobre el sacramento de la Eucaristía, en los que recomendaba y encomiaba la comunión diaria, con la posibilidad de que los niños se acerquen a recibirla. Esto le valió el nombre del «Papa de la Eucaristía». Siempre defendió a los débiles y oprimidos como hizo al denunciar los malos tratos a los que eran sometidos los indígenas en las plantaciones de caucho de Perú.

Después de haberlo profetizado, en 1914 estalló la Primera Guerra Mundial. A los pocos días sufrió una bronquitis que le quitó la vida un 20 de agosto.

Fue canonizado por el papa Pío XII y fue el primer Papa en ser elevado a los altares después de Pío V.

 

Asunción, 20 de agosto de 2020

 

Oficina de Comunicaciones y Prensa CEP