En este artículo de L’Osservatore Romano se narra la historia del antiguo templo y transmite el deseo del Papa para que todos los que asistan y visiten la antigua iglesia calabresa, que data de las primeras décadas del siglo XIII, redescubran su deseo de Dios y el vínculo con sus raíces.

por Enzo Gabrieli

Con la apertura de la Puerta Santa y la celebración eucarística presidida por el arzobispo Emil Paul Tscherrig, nuncio apostólico en Italia, se abrió un año jubilar con motivo del octavo centenario de la consagración de la catedral de Cosenza. Era el 30 de enero de 1222 cuando, en presencia del emperador Federico II, el legado pontificio Nicolò de Chiaramonti, cardenal-obispo de Frascati, dedicaba la nueva iglesia reconstruida tras el terremoto de 1184. El arzobispo Luca Campano, que era el escriba del abad Joaquín de Fiore, lo había deseado y seguido personalmente. En las líneas artísticas gótico-medievales emergen tanto la sobriedad lineal monástica como la fuerza de la luz del pensamiento floriano.

La Catedral de Consenza cumple VIII siglos de historia.

La Catedral de Consenza cumple VIII siglos de historia.

El Papa Francisco envió un mensaje al arzobispo de Cosenza-Bisignano, Francescantonio Nolè, que servirá de guía para el año jubilar, durante el cual los fieles podrán obtener la indulgencia plenaria concedida por la Penitenciaría Apostólica. En su mensaje, el Pontífice subraya que «orgullosa del tesoro de arte e historia que posee en su antigua catedral, Cosenza da gracias a Dios por el bien que ha irradiado el templo a lo largo de los siglos y, al mismo tiempo, se siente animada a renovar, a partir del centro propulsor de la vida diocesana, el deseo de la misión y el testimonio de Jesús a los hombres de hoy», y recordando la figura de Cristo, «la piedra angular», invita a los habitantes de Cosenza a contemplar la belleza del templo para reavivar «en quienes lo frecuentan y visitan, el deseo de Dios, el vínculo con sus raíces y la cohesión entre los miembros de la comunidad». Recordando la trayectoria pastoral e histórica de la Iglesia de Calabria, el Pontífice también prestó especial atención a la universidad de Calabria para una pastoral universitaria que construya esa especial sinergia y alianza entre evangelización y cultura para itinerarios educativos que favorezcan «el bien común, la promoción de la justicia social, la legalidad y la dignidad humana».

Apertura de la Puerta Santa del Año Jubilar por los 800 años de la Catedral de Cosenza

Apertura de la Puerta Santa del Año Jubilar por los 800 años de la Catedral de Cosenza

El Metropolitano de Cosenza-Bisignano, que atravesó simbólicamente la puerta de la iglesia madre con la antigua estauroteca donada por Federico II, recordó que el verdadero tiempo de gracia exige seguir a Cristo «que es la puerta y al mismo tiempo el camino de la salvación». Queremos aceptar la invitación del Papa a hacernos peregrinos hacia el hombre y las periferias existenciales», añadió, «saliendo del templo después de haber entrado en él y haber experimentado su amor y su misericordia». Este octavo centenario no es sólo un momento de celebración, sino una proclamación de esperanza para nuestra tierra, herida por tantas dificultades, que quiere retomar el camino tras el gran cambio histórico y dramático de la pandemia». Las instituciones civiles que participaron en el acto, y en particular el alcalde de Cosenza, Franz Caruso, pidieron también un pacto para levantar una ciudad «que reúna las fuerzas sanas de Calabria, tanto laicas como eclesiales, no sólo como barrera sino como motor de una civilización del amor».

Sello postal conmemorativo por los 800 años de la Catedral de Cosenza,  en Calabria, Italia

Sello postal conmemorativo por los 800 años de la Catedral de Cosenza, en Calabria, Italia

En la homilía de la celebración eucarística, el nuncio apostólico señaló que «al inaugurar el jubileo de este lugar santo y bendito, no celebramos la estática de las piedras de este hermoso templo, sino que conmemoramos sobre todo a la comunidad de creyentes que, en torno a su pastor, celebró, testimonió y anunció la buena noticia del Evangelio». Estas piedras son un recuerdo de las «piedras vivas del edificio espiritual» que se ha ido construyendo a lo largo de los milenios, entre altibajos, en la ciudad y la archidiócesis de Cosenza-Bisignano». Tscherrig añadió: «todo jubileo tiene un doble camino, es una doble peregrinación: es una peregrinación hacia Dios cruzando la puerta de entrada, un viaje hacia el hombre, en salida, para encontrarlo en el mundo. Como Jesús, todos estamos llamados a proclamar con fuerza esta Palabra, a testimoniarla con nuestra caridad, saliendo al lugar del encuentro con Dios que representa esta catedral para ponernos en camino y entrar en el templo habitado por Dios, que es la carne de nuestros hermanos, especialmente de los más pequeños, los pobres y los descartados».

El año de celebración, que finalizará el 12 de febrero de 2023, incluirá otros eventos festivos, culturales, musicales e históricos que permitirán a las comunidades parroquiales y a las organizaciones eclesiales peregrinar a la catedral de Cosenza. El servicio postal italiano ha emitido un sello conmemorativo especial y una estampilla para celebrar el aniversario.