Al final de la Audiencia General la madre del fuera de serie portugués saludó a Francisco regalándole una camiseta roja del Manchester United.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

«¿Y Cristiano cómo está?». Francisco encontró la manera de interesarse por el célebre jugador del Manchester United, Cristiano Ronaldo, al terminar la Audiencia General del pasado miércoles 9 de febrero, cuando, en el momento de los saludos en el Aula Pablo VI, se acercó la madre del campeón portugués ya que se encontraba entre los asistentes. La señora Maria Dolores dos Santos Viveiros entregó al Pontífice una camiseta del Manchester United y fue bendecida.

Un regalo de Dios

La señora Dolores reveló en el 2014, en el marco de la presentación del libro “Mae Coragem”, que el nacimiento de su hijo fue un regalo de Dios. Dijo que, cuando estaba embarazada de Cristiano, ya tenía tres hijos y la situación económica de la familia era precaria. No quería llevar adelante el embarazo, pero al final aquel niño nació. “Cuando Cristiano me dijo que iba a ser padre – agregó la señora Dolores en aquella ocasión – me pidió que lo ayudara a educar al pequeño, brindándole el mismo amor que siempre di a él, a su hermano y a sus hermanas”.

Familia, amor y amistad

Hace cinco días, Cristiano Ronaldo celebró sus 37 años. “La vida –escribió en sus redes sociales- es una montaña rusa. Trabajo duro, alta velocidad, metas urgentes, expectativas demandantes… Pero, al final, todo se resume en familia, amor, honestidad, amistad, valores que valen la pena”.