Los ministros de Relaciones Exteriores de los países del G7 afirmaron este martes que «condenan con firmeza» la violencia cometida en Birmania por las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos y las instaron a «ejercer el mayor control y respeto de los derechos humanos y el derecho internacional».

«Usar munición real contra gente desarmada es inaceptable. Cualquiera que responda a protestas pacíficas con violencia tiene que rendir cuentas», afirmó el grupo que incluye a Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, así como un representante de la diplomacia de la Unión Europea.

«Condenamos la intimidación y opresión de aquellos de se oponen al golpe. Manifestamos nuestra preocupación por la represión de la libertad de expresión, incluyendo el corte de internet y cambios draconianos en la ley que reprime la libertad de expresión», agregó el G7 en el comunicado.

El grupo instó a la junta militar a terminar con el ataque «sistemático» contra manifestantes, médicos, la sociedad civil y periodistas, y poner fin al estado de emergencia que reina en el país asiático.

Los militares que dieron el golpe de Estado en Birmania hace tres semanas se hallan sometidos a una fuerte presión, después de manifestaciones multitudinarias y de que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) adoptaran nuevas sanciones contra ellos.
Fuente: swissinfo.ch